September 2012

#basura

Pobrecita ella. La basura. Asociada casi siempre, a lo que sobra, a lo que no se necesita. A lo que no se quiere más. A lo que ya no sirve más. A lo que perdió valor. Nadie quiere la basura, por eso se tira. Y sin embargo ella, ahí siempre fiel, es la marca distintiva de nosotros, los humanos. A todo lugar donde llega un humano, llega ella acompañándolo, como fiel rastro de la existencia. Así la despreciamos, como se desprecia a todo lo que te acompaña. Siempre. Porque nos molesta.  Y  tiene olor a culo.

La tiramos a los descampados, a los ríos, a los mares, la enterramos y la tiramos al espacio. Nos la queremos sacar de encima y ella, insistente y persistente, siempre vuelve. Se queda con nosotros. Nos rodea. La queremos borrar y es imborrable. La queremos olvidar y siempre se hace presente. Como esa novia que nunca quisiste mucho y sin embargo ahí estaba incondicionalmente, al lado tuyo, como un perrito faldero.

Será que algún día la aprenderemos a querer, a vivir con ella, a devolverle su importancia, dejar de negarla, reconocerla e integrarla. O no. Y entonces, firme ahí nos recordará que toda la tecnología, la economía, la política, la evolución, el progreso y la mar en coche, no son más que modos de producir basura.

Y entonces intentamos destruirla. Desaparecerla. Pero sin darnos cuenta hemos generado otra tanta, que vuelve con más insistencia que antes. Es un boomerang civilizatorio. Es el karma del occidente industrial. Donde el tiempo se mide, acumulando basura. Ella, tan feita, tan horrible. Tan humana. La basura.

I Ae 33 Pulqui II by Kurt Tank

image

Kurt tank fue un diseñador aeronáutico alemán radicado en Argentina en la década del 50. Fue el responsable de el desarrollo de varias aeronaves para Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Desarrolló su trabajo en Alemania hasta la derrota en manos de los aliados. A partir de entonces, trabajó para la fuerza aérea Argentina. Contratado junto a parte de su equipo, por el entonces presidente de la República Argentina, Juan Domingo Perón. Su trabajo es el sustrato de toda la mística técnico-industrial del período peronista. Legándonos en el mismo movimiento, la posibilidad de desarrollar una industria aeronáutica propia.

Durante su estadía en el país desarrollo el proyecto “Pulqui” que quiere decir flecha en Tehuelche. Diseño un total de dos aeronaves : el pulqui I y el mentado I Ae  33 Pulqui II, convirtiéndolo en el primer avión con turbina a chorro de sudamérica

Una verdadera pieza de diseño extremadamente atractiva. Cuando se la tiene en frente se logra captar la organicidad del diseño del avión. Tank voló el primer prototipo del avión, certificando así la calidad de diseño de mismo y el compromiso con su trabajo.

El diseño aparenta una armonía orgánico, al ser el fuselaje del avión una superficie perfectamente curva. Ese contraste con las alas en flecha y la trompa del avión, hueca, le dan una personalidad sumamente singular. Es una conjunción perfecta de curvas y lineas rectas que hacen contrastar su figura. Es un todo armónico, que lo vuelve realmente un aparato único. El programa fué cancelado con la revolución libertadora y Tank se fué a continuar su trabajo en la india.

Realmente impacta la presencia de semejante aparato. Impacta pensar que semejante bicho, con aire de película de ciencia ficción rerto sea efectivamente una Flugmaschine. El legado de Tank si bien estuvo truncado por los avatares históricos de la Argentina, permanece en los desarrollos autónomos de aviónica que tuvo, tiene y tendrá el país.

Tintorería kyoto

Tokio. Pienso en los tintoreros. Pienso en la cantidad de trajes que plancharon desde que están ahí. Pienso en las maquinas viejas, largando vapor. Pienso en los hijos chicos, haciendo la tarea entre el vapor. Imagino su casa perfectamente ordenada. Su jardín perfecto. Sus bonsai. Su tenacidad, prolijidad. Su sentido del trabajo, de la vida, profundo. Un hondo sentimiento que santifica el presente. En el cual la existencia misma se percibe como un regalo. Como un don. Ese don que el ser humano puede aprovechar o desperdiciar. Ese don o regalo que imagino que estos Japoneses tintoreros tiene.

Pienso en Hiroshima. En ese instante donde la ciudad entera se carbonizó. Pienso en todos los millones que ardieron vivos en décimas de segundos. Pienso en la fortaleza de un pueblo purificado por el fuego nuclear. Pienso en su devoción por el presente y por las cosas bien hechas. Pienso en sus dibujos. En su arte. En su temporalidad.Pienso en manchuria en el Escuadrón 731. Pienso en Akira, ese futuro de violencia social extrema.Pienso en Ghost in the Shell, dónde la frontera entre tecnología y ser humano se vuelve absolutamente confusa, hasta que se borra. Pienso en Evangelion y la reinterpretación del teísmo occidental en clave apocalíptica. Pienso en su metafísica.

Si es que existe. Pienso que piensan su futuro con tecnología. Pienso en Super Mario. Pienso en Zelda. Pienso en Donkey Kong. Pienso en Nintendo. Pienso en Miyasaki. En Chihiro, Totoro y el Castillo Vagabundo. Pienso en Macross ” Do you remember love” y todas las chicas que de las que me enamoré cuando puber.

Pienso en Tokio.

Cada vez que paso por la puerta de la tintorería caminando o pedaleando.

First Things First. Ken Garland.

First Things First 1964 a manifesto

We, the undersigned, are graphic designers, photographers and students who have been brought up in a world in which the techniques and apparatus of advertising have persistently been presented to us as the most lucrative, effective and desirable means of using our talents. We have been bombarded with publications devoted to this belief, applauding the work of those who have flogged their skill and imagination to sell such things as: cat food, stomach powders, detergent, hair restorer, striped toothpaste, aftershave lotion, beforeshave lotion, slimming diets, fattening diets, deodorants, fizzy water, cigarettes, roll-ons, pull-ons and slip-ons.

By far the greatest effort of those working in the advertising industry are wasted on these trivial purposes, which contribute little or nothing to our national prosperity.

In common with an increasing numer of the general public, we have reached a saturation point at which the high pitched scream of consumer selling is no more than sheer noise. We think that there are other things more worth using our skill and experience on. There are signs for streets and buildings, books and periodicals, catalogues, instructional manuals, industrial photography, educational aids, films, television features, scientific and industrial publications and all the other media through which we promote our trade, our education, our culture and our greater awareness of the world.

We do not advocate the abolition of high pressure consumer advertising: this is not feasible. Nor do we want to take any of the fun out of life. But we are proposing a reversal of priorities in favour of the more useful and more lasting forms of communication. We hope that our society will tire of gimmick merchants, status salesmen and hidden persuaders, and that the prior call on our skills will be for worthwhile purposes. With this in mind we propose to share our experience and opinions, and to make them available to colleagues, students and others who may be interested.

signed:

Edward Wright
Geoffrey White
William Slack
Caroline Rawlence
Ian McLaren
Sam Lambert
Ivor Kamlish
Gerald Jones
Bernard Higton
Brian Grimbly
John Garner
Ken Garland
Anthony Froshaug
Robin Fior
Germano Facetti
Ivan Dodd
Harriet Crowder
Anthony Clift
Gerry Cinamon
Robert Chapman
Ray Carpenter
Ken Briggs

versión original del manifiesto:

11 de septiembre.

El once de septiembre de mil novecientos setenta y tres, moría Salvado Allende y con el la democracia en chile.  El gobierno de Allende fue depuesto por las fuerzas armadas, encabezadas por el general Augusto Pinochet, que días atrás había jurado lealtad al presidente. Allende muere defendiéndose del bombardeo al palacio de gobierno con una AK-47 que le había regalado Fidel Castro en su última visita a Cuba.