El viejo edificio de AYSA, antes Aguas Argentinas, antes Obras Sanitarias, forma parte intrínseca del paisaje de la avenida beiró a la altura de la calle mercedes, en el porteño barrio de villa devoto. Ocupa una manzana entera y dentro de el sólo hay caños que, tienen la función de llevar el agua hacia la zona más alta de la ciudad de buenos aires. Zona que está justo a una cuadra de dónde se emplaza el edificio. Por eso precisamente está construido allí, para garantizar el servicio de agua corriente a toda esa zona y los barrios aledaños. El edificio es enorme y aún guarda esa monumentalidad propia del siglo XIX. Al ser sólo una cáscara y no tener gente trabajando dentro, tiene un constante aire de abandonado y misterioso. De noche, parece una construcción de ciudad gótica. El frondoso ambiente que lo rodea, también le agrega un tono extraño, dado que desde cierta óptica el edificio se trasluce a través de las copiosas ramas de los árboles aledaños. El contraste entre monumental edificio decimonónico y la arboleda, le dan la apariencia de un abandonado palacio. Todo eso, a pocas cuadras de mi casa.

aysa