Cordwainer Smith

Avenida Santa Fe, mesa de saldos. Reviso libros, encuentro viejas ediciones de la editorial Minotauro a precios ridículamente baratos. Ningún Best-Seller. Todos autores desconocidos. Mucho mejor, pienso. Oportunidad de leer algo completamente nuevo. Me llevo tres. Dos de los librelos, zafan. Se dejan leer. Lo mejor, las tapas. Ilustradas por dibujantes ochentosos estilo Fierro.

El tercero tiene una tapa increíble. Autor: Cordwainer Smith. Completamente fuera de mi radar de ciencia ficción. Nombre del título: El Juego de la Rata y el Dragón. Alto nombre.

Octubre del año 2004. Tuve unas mini vacaciones con dos amigos en Mar de Ajó. Resulta que esa semana todos mis compañeros se fueron de viaje de egresados, yo no. Porque me parecía (y me parece) una mierda. Me fui de “joda” a Mar de Ajó con 200 pesos como mucho y este libro en la mochila. Ni hace falta decir que nos cagamos de risa y fueron altas “vacaciones”. Me devoré el libro en un par de días. No era muy largo, pero si zarpado en interesante. Me voló el mate. Lo que más me acuerdo fue que me faltaba poco para terminarlo y nos fuimos al muelle a pescar, se venía una alta tormenta. Nacho y Maxi luchaban porque las líneas no se les corten en el medio de las olas y yo tapado con mi buzo de polar y campera de jean tratando de leer lo último del libro. De los cuentos que recopila este libro, recuerdo con especial aprecio el que le da el título al mismo.

[SPOILER ALERT]

En el se cuenta la historia de la relación psíquica entre humanos y gatos para sortear la muerte a la hora de viajar a la velocidad de la luz, ya que en ese preciso instantes son víctimas de un ser monstruoso que se dedica a pescar seres a la velocidad de la luz.

[/SPOILER ALERT]

Para colmo la tapa está ilustrada por Oscar Chichoni, ilustrador de la clásica revista Humor y la revista Fierro, ambas de editorial la urraca y símbolos de la contracultura argentina en la década del 80. Un monstruo del dibujo, una bestia.

chichoni

Años después del leer el libro y gracias a Wikipedia (cuando no), me vengo a enterar que el susodicho Cordwainer, que en realidad es el pseudónimo de Paul Myron Anthony Linebarger que usaba para escribir ciencia ficción,  trabajó para el ejército de USA en la formación de la división de guerra psicológica y en opertaivos de inteligencia en el continente asiático. Trabajo que plasmó en un libro homónimo: “Guerra psicológica”. Ultra combo para un escritor de ciencia ficción. Que pese a no ser uno de los autores “grandes” del género, merece una chance de lectura para aquellos que les cope esta temática.

Una vez más, gracias Franciso Porrúa, fundador y editor de Minotauro por la magia de haber publicado a estos tipos, en estas pampas. Y encima jugársela con los artes de tapa. Para sacarse el sombrero.

Ah, les dejo el libro en .PDF para que lo lean.

Ya saben, si quieren decir  algo al respecto háganlo en los comentarios!

PD: les dejo otra ilustración más de Chichoni que te vuela la peluca.

chiconi_starship