October 2013

LEGO Breaking Bad

lego_breaking_bad
lego breaking bad

En este mundo (pos)moderno, hay gente que hace de todo.

Tal es el caso de lo capos de Citizen Brick que se dedican exclusivamente a la customización de LEGO. Cosas que sólo pueden pasar en países del primer mundo(?), como los trenes que llegan a horario y funcionarios que no se quedan con la guita de los jubilados. Posta que es jodido de entender que alguien pueda de alguna forma (profesional o amateur) dedicarse a vender LEGO tuneados.

Es lo mejor desde la bomba atómica(?).Lo que hacen los tipos, es sencillamente comprar LEGO y después tunearlos a gusto. Es un trabajo increíble. Realmente.

lego_breaking_bad_08

La cuestión es que estos pibes tiene varios modeles de cosas y en tono a la última fanatización global con Breaking Bad, sacaron un SET con los personajes de la serie y el laboratoria de Crystal-Meth. Pese a que yo no ví más de 3 capítulos de la serie, todo lo que sea referido a LEGO me resulta mucho más que simpático.Lo copado de estos tipos es que se animan a romper con el aura infantil de LEGO. Son para un público adulto o similar. Lo cual los hace doblemente increíbles.

Por ejemplo, militares alemanes de la segunda guerra mundial, cantantes de black metal o accesorios para que los LegoMen(?) fumen marihuana. En fin, con ustedes los LEGO de Breaking Bad autoría de la gente de Citizen Brick.

lego_breaking_bad_01 lego_breaking_bad_02

lego_breaking_bad_05

lego_breaking_bad_06

legobreakingbad09lego_breaking_bad_03

Cactus con Flor Blanca

tomates

Entre las plantas de mi acotado, pero querido jardín, tengo algunas cosas que me van regalando los amigos y familiares. Mi jardín se armó , casi,  sin querer. Arranqué con esto de la jardinería, cuando empecé a cultivar faso.

Claro que después de la primera cosecha, me quedó bocha de tierra y no sabía qué hacer. Volver a usarla para la marihuana no se recomienda. Así que pensé: “bueno boludo, tenés tierra, tenés macetas poné plantas”. Así es que fui recibiendo algunas plantas de amigos, de mis viejos y de algunos vecinos. De a poco fui cultivando otras plantas y encontrando placer en el cuidado de las mismas. El hecho de llegar de un dia de estudio y laburo, subir descalzo a la terraza, poner la manguera y rociar las plantas con abundante agua, me calmaba mucho y sobretodo, me daba paz.

Lo que descubrí es que la tierra que preparaba para la marihuana, después funcionaba muy bien para cualquier otro tipo de cultivo. Porque si bien no tenía la cantidad de nutrientes necesarios para una segunda cosecha, tenía excelentes nutrientes para cualquier otra planta.

Cactus con flores blancas 2
Cactus con flores blancas 2

En fin, en la terraza todo empezó a crecer, y mucho. Las macetas de 30 litros que uso, resultaron ser de lo mejor para meter cualquier planta. El riego diario y el sol constante, hicieron el resto del trabajo.

Una vez que ya estaba más metido en el tema, empezé a reciclar los restos orgánicos de la comida y a hacer mi propio compost. Me compré 50 lombrices californianas por Mercado Libre y construí mi recicladora orgánica. Más jipi imposible. También tengo algunas crasas que me regaló la vecina de abajo. Hablar con los viejos de plantas es un éxito. Con viejos copados obvio, hay otros viejos que mejor ni mirarlos porque te consumen el alma.

Algunos amigos me regalaron cactus. Mis viejos me regalaron un ficus, bastante hecho mierda pero que ahora es un lindo arbolito. De la oficina me afané una santa rita que estaba abandonada. Ahora florece todas las primaveras. El verano pasado cultivé unos tomates cherrys que me trajo mi cuñado y dieron un resultado zarpado. Saqué bocha. Tal es así que me quedé con las semillas que me dieron los tomates y hoy tengo una exagerada cantidad de plantines de tomates listos para crecer en el verano. Los tomates ni hace falta decir, salieron del carajo.

Por otro lado, mi suegra me regaló tres esquejes de jazmines de los cuales uno sólo sobrevivió al invierno y hoy está en pleno crecimiento. Patricio, otro amigo, recio caballero de villa luro, que también cultiva en secreto un bello jardín, me regaló unas suculentas increíbles que por esta fecha están floreciendo. Este año, por mi cuenta sumé una planta de lavanda, que se volvió un arbusto enorme, sumé unas alegrías del hogar, que ya coparon la maceta de 30 litros. Amén de los yuyos que en esta época del año salen sin parar de cualquier parte, algunos de ellos muy bellos y que me da cosa cortar.

Cactus con flores blancas
Cactus con flores blancas

Pero hace cosas de dos semanas, subí a la terraza como hago casi todas las tardes, a regar mi jardín. Ahí me encontré que uno de los primeros cactus que me regalaron estaba sacando unas protuberancias peludas de uno de los conjuntos de de espinas que tiene. Grata y enorme fue mi sorpresa cuando ayer, subí a regarlas y ví que las protuberancias no eran ni más ni menos que los tallos de unas flores increíbles que acababan de abrirse. Otro de los cactus que tengo estaba florecido, pero con unas florecillas bastante pequeñas, este en cambio se mandó mansa flor. En fin. Las flores estas son geniales, porque tardan en crecer algo así como una o dos semanas en crecer, pero cuando se abren sólo duran una tarde o una noche, como mucho.Me sigue pareciendo algo increíble que de una cactus pueda crecer semejante flor y no quería dejar de compartirlo con ustedes.

Elysium: Ciencia Ficción y lucha de clases.

armadyne_robot

Lo mejor de la ciencia ficción, en cualquier soporte, sea libro, comic o película, aparece cuando el futuro imaginado, te sacude el presente. Al menos para mí, las historias más copadas del género estás escritas en esta clave.

Elysium (2013) se inserta en esta corriente. La película, tiene su fuerte en plantear el problema desde una perspectiva social. La premisa principal del futuro distópico de la película es que “la lucha de clases existe, pero todos nos estamos haciendo los boludos”. En el mundo de Elysium, los pobres están varados en un planeta tierra super poblado e híper marginal, cuya única perspectiva de vida es o bien, ponerse el oberol azul y dedicarle la vida entera a la vida fabril mientras se espera una inexorable muerte, o bien la delincuencia y la vida al margen de la ley. En ambas, pierden los pobres. Es decir que el presente es de pura angustia ante la nula alternativa que permita romper el cerco impuesto desde la oligarquía.

Oligarquía que regula la vida de los pobres en la tierra mediante un consorcio industrial que entre otras cosas fabrica robots, llamado Armadyne que básicamente produce a los propios policías que se encargarán de mantener el orden en la tierra, bajo órdenes de los oligarcas de Elysium.

Mientras tanto, los ricos, viven en un country espacial dónde la muerte no existe producto de una tecnología médica que cura cualquier enfermedad (producida por Armadyne, obvio), la atmósfera no está contaminada en absoluto ya que casi todo el paisaje está lleno de verde (son todos miembros de greenpeace), los problemas sociales no existen ya que son todos ricos y por supuesto, se habla francés. La utopía del capital y la oligarquía. Los pobres, obviamente tienen vedado el ingreso a Elysium el country espacial, so pena de muerte.

Neil Blomkamp, el director de la película, vuelve a asertar en el enfoque de conflicto social que ya había vislumbrado en su otro film de ciencia ficción, District 9 (2009).

La diferencia sustancial entre ambas películas es que District 9 es una metáfora de un conflicto racial y el apartheid (¿cómo integrar una población de 1 millón de refugiados extraterrestres una estado como sudáfrica, o bien como exterminarlos?) y en este caso Elysium es la metáfora, lisa y llanamente de lo que Marx describió como “lucha de clases”.

Por un lado el proletariado que lo único que tiene es su fuerza de trabajo y del otro el capital (los ricos u oligarquía) que define los vaivenes de la vida de la mayoría, según en dónde ponga su dinero.

En este sentido, el acierto de la película es que en vez de luchar contra un enemigo del espacio exterior como en District 9, o luchar contra un invento humano revelado como en The Terminator (1984) y/o The Matrix (1999) por nombrar dos películas que hicieron mella en el público de ciencia ficción, la lucha del protagonista es contra otros seres humanos, seres humanos que mantienen en la pobreza y la marginación absoluta a la mayoría de la humanidad, bajo un sistema policíaco.

En Elysium queda clara la idea de que hasta que la lucha de clases no se resuelva, no hay futuro posible.

Teniendo en cuenta esto, creo que Elysium es por lejos la película de ciencia ficción más potable del año y que se deja mirar más allá de todos los aciertos visuales que tiene, que no son pocos.

PD: Lo interesante del plot de la película es que Elysium se maneja a sí mismo mediante un software que todo lo controla cuyo resultado no es una sociedad más “participativa y abierta” sino ser el gerenciador del capital. Teléfono para el partido de la red.

;)

Alto póster de Godzilla

godzilla_vs_megalon

Cuando íbamos al videoclub a buscar películas solía pasar que la mayoría ya las teníamos vistas, entonces nos tirábamos a elegir cosas que no sabíamos ni que eran por la tapa. Así conocí a Godzilla. Y fué la primera vez que vi una película de bichos gigantes cavándose a piñas. Después, llegaron los Power Rangers.

En fin, los pósters, tapas y arte de gozdilla, en general son insuperables.

Tim Schafer en Tecnópolis

2013-10-23 19.30.27

Ayer a la tarde mientras el cielo tiraba al piso una lluvia medio mortuoria que no terminaba de ser, me tomé el 110, en la esquina de san martín y beiró, rumbo a tencópolis, villa marteli, buenos aires, Argentina.

Ni bien me subo al bondi me encuentro con seba, sebita, uno de los pibes con los que andábamos en skate por el barrio, hace algunos años. Me cuenta que se va a lo de la abuela, que cumpleaños. Sanguchitos de miga, familia, todo eso que hacemos los descendientes de tanos que vivimos por acá.

El 110 se sumerge por las venas de villa pueyrredón. Calle Artigas. El tono gris lo cubre todo. Llega a general paz y constituyentes. Bajo, cruzo el puente y camino por ahí, por la calle que bordea la colectora y el barrio de los milicos.

Entro a tecnópolis, pregunto dónde es la charla de videojuegos, me indican amablamente y me dan un mapa. Llego tarde obvio, pero no importa. Camino por una tecnópolis casi desierta. Sólo hay algunas personas, y los empleados estatales.

Pienso en qué carajo se va a convertir este predio cuando no esté más Cristina de presidente. ¿Seguirá? ¿lo cerrarán?. Me parece que lo más factible es que el tiempo lo vaya destruyendo, hasta convertirse en algo parecido al parque de la ciudad o la república de los niños.

Monumentos a la falta de mantenimiento. El problema crónico del país, la falta de mantenimiento.

2013-10-23 18.33.16

Llego al lugar de la conveción. Parece que la joda la pagaron miti miti personal y el estado. Osea que lo pagaron todos, entre impuestos y facturas de servicios de teléfonos coreanos. Me chupa un huevo, pienso que en el país que vive de los contratos del estado, que me toque una, no pasa nada. Y si pasa me chupa un huevo. La ética que se la quede la UCR yo vine a ver a Tim Schafer.

Habla el gordo. Porque obvio que es un gordo nerd, como no puede ser de otra manera. Hizo el Full Throtle y el Grim Fandango. Los escribió el. Lo quiero abrazar. Habla de un motón de cosas en inglés, medio que me chupa un huevo. Ya verlo, tenerlo cerca y ver que es de carne y hueso me alcanza. Medio que cuando conozco (de esta manera) a alguien que me marcó la infancia, me decepciona un toque. Porque me lo vuelve humano, visible, con cara. Y está bárbaro. Es así como tiene que ser.

Termina la charla y se sienta a responder preguntas. Todo el mundo se ríe y aplaude cualquier cosa. Las referencias a los juegos clásicos, los chistes. Somos el público más tribunero del mundo. Lejos. Es el problema de todo. El tribunismo berreta.

Termina la charla, bajo por las tarimas de madera me quedo atrás del tipo y espero. En cuanto puedo, en un inglés básico le doy unas revistas, le digo que las hago con unos amigos y que es nuestro ídolo porque jugamos al Full Throtle a los siete años. Me da la mano. Se queda con las revistas y le saco una foto.

Me voy del salón. Me carcome la ansiedad por adentro. No puedo bajar, es como si me hubiese clavado un tiro de gilada. Voy a un puestito de morfi y me bajoneo un paty. Yo también soy un gordito nerd.

Se larga una llovizna pequeña, a lo lejos un brachiosaurio de mentira, iluminado por una luz amarilla resalta en el paisaje, que ya está oscuro porque entró la noche.

Tecnópolis sigue desierto. Pienso en el fin del mundo, el fin de la década ganada, en el fin de todo. En el ocaso de los ídolos.

Que se yo.

2013-10-23 19.30.21

La carta favorita de la semana: Merfolk Looter

Vayan acostumbrándose a ver cartas de éxodo en esta sección. Es una de mis expansiones favoritas. Cuando empezé a jugar arranque con un mazo precronstruído de éxodo y tempest, azul y negro. El mazo era malísimo, pero a las cartas que vinieron ahí , les tengo un especial aprecio.

Entre las comunes, venía esta, que a simple vista no dice nada. Dos manás, 1/1. La habilidad es lo que garpa. La girás, robás una carta y te descartás de otra. Nada limado, pero, por dos manás como habilidad que se puede activar cada turno, servía bocha para acelerar el mazo. Plus aparte de la carta: es un tritón.

Una gilada, lo sé, pero tengo especial aprecio por esta raza de creaturas. Y más de una vez me armé un mazo de tritones, cuando todavía no estaba muy explotado eso de hacer mazos temáticos de creaturas. En fin.

Éxodo, azul, tritón y encima dibujada por: Ron Spencer. Todos los números para ser carta favorita.

Merfolk_looter

 

Título: Merfolk Looter
Artista: Ron Spencer
Color: Azul
Tipo de carta: Criatura-Tritón
Expansión: Éxodo

Ah, también por lo que vi en google, se reeditó un par de veces en décima y en M10.

Merfolk_looter_m10 Merfolk_looter_X

Top 5 Juegos de fútbol de la historia

Winning_Eleven_4

Están siendo años muy difíciles estos. Sin duda (lapodonga). Hace rato que los grandes videojuegos marcaron el rumbo de la industria y los principales “géneros” de juegos si así podemos llamarlos: Plataforma, RPG, MMORPG, FPS, Hack&Slash, RTS, etc. Desde entonces vivimos infinitos refritos sin alma, carentes de estilo, que lo único que hacen es actualizar las pretéritas fórmulas de éxito a las nuevas resoluciones: HD, Full HD, 4K y LCDTMAB.

Pero hubo una época dónde no existía ni por asomo un “stardard” de éxito para juegos en general y los de fútbol en particular. Ni hablar de la resolución. Lo único que había eran pulgadas para medir el tamaño de la tele. En los juegos reinaba la exploración de terreno virgen. Sumado a las limitaciones gráficas propias de cada consola, los juegos variaban sus formas de juego en busca de la exploración de cada tipo de juego. Tal fué el caso de los juegos de deportes y  los de fútbol específicamente. Desde la capacidad de interacción hombre-pelota hasta los ángulos de cámara, pasando por la coherencia en las dimensiones de los humanos-cancha-pelota. Esto dio pié a una variedad magnífica de interpretar el fútbol y pasarlo al mundo digital.

Ahora si, con ustedes los cinco juegos (en orden cronológico) que a mi modo de ver las cosas cambiaron, en su momento, la forma de  jugar al fútbol en los video-juegos.

Goal 1992 (NES)

Probablemente haya sido el primer juego de fútbol que jugé en mi vida. Originario de Family, acercó al fútbol a las consolas hogareñas. Perspectiva 3/4 cámara que se hacía casi panorámica cuando tirabas los pases largos y el festejo en los goles, en los cuales un jugador con un aire a Maradona salía corriendo para una punta con las manos arriba. Pese a que todavía era super rudimentario, comparado con otros juegos de la época, como el Soccer (que hacía un ruido como si estuvieses violando a un terminator con un destornillador cada vez que tocabas la pelota) este juego era la panacea.

Tehkan World Cup (Arcade)

Si bien el Tehkan es cronológicamente anterior al GOAL II, yo lo jugué bastante después. Resulta que dicho juego estaba solamente en Arcade, y para el año 92 yo apenas acusaba 5 años. Edad insuficiente para ir a jugar solo a los fichines, que para las madres eran antros de perdición.

Algunos años después, ya más grande iba con algunos amigos al Arcade más cercano de casa (Greys, en villa del parque) y jugábamos claro a este juego, un poco viejo pero que los gamers de los 80 (que eran adolescentes cuando nosotros éramos aún niños) tenían , por lejos, entre sus preferidos.

¿La particularidad? La cámara estaba en posición cenital, es decir visto desde arriba como si se tratase de una de esas nuevas cámaras que muestran el partido desde arriba y cruzan la cancha de punta a punta por un cable tenso. La máquina toda estaba adaptada a esta vista y la pantalla estaba horizontal, era como si estuviésemos jugando en una mesa. Esto lo volvió único. A diferencia de muchos juegos de su época,en este, se podían hacer goles (cosa vital para un juego de fútbol) bastante seguido, lo cual lo hacía sumamente entretenido.

Fifa 94/95 (Sega Génesis/Megadrive)

Cambio de consola, cambio de paradigma(?).

Habían llegado los 16 bits a latinoamérica, cuyo caballito de batalla era el Sega Génesis y/o Mega Drive. El SNES era cosa de mishonarios de zona norte o belgrano. El FIFA creado por EA Sports y con el auspicio de la mismísima institución regente del fútbol mundial, apareció de pronto y cambió todo. La capacidad de controlar a los jugadores, dar buenos pases tirar centros, patear al arco y cabecear! La misma cámara y perspectiva todo el partido, la hinchada que se movía y gritaba los goles! Era lo más cerca que se podía estar del fútbol real en esos años. La cabeza te explotaba cuando jugabas este juego. Lo más raro de todo es que los jugadores, la pelota, la cancha y los jugadores estaban proporcionado correctamente, algo completamente novedoso(?) para la época.

Sin duda se convirtió en un standard sobre lo que un buen juego de fútbol debía ser, para entretener y venderse bien. Desde entonces el FIFA sigue saliendo religiosamente todos los años, pese a haber perdido su hegemonía (y su calidad) en manos de otro gran título al cual mencionaremos más abajo. Fue el primer pilar, indiscutido, de los juegos de fútbol. Clásico.

Lo más groso del juego: En el FIFA 95 podías correr con el jugador incluso después de hacer una falta y si el árbitro te sacaba tarjeta te podías escapar CORRIENDO ¡LOL NUB! El árbitro no te podía mostrar la tarjeta correspondiente hasta que no te alcanzara. Ni hace falta aclarar el tiempo de mi vida que gasté haciendo esto.

Una gloria, realmente. Pueden leer un post ZARPADO de groso sobre el FIFA 94. 

International Super Star Soccer Deluxe (SEGA)

Un día Konami se puso a hacer un juego de fútbol. De ahí en adelante nada fue lo mismo. FIFA ya llevaba algunos años de hegemonía y todos los juegos estaban opacados. El tema es que salvo cambios menores, el FIFA seguía siendo el mismo juego año tras año. Y esto un poco aburría a los compradores. Así que todo lo que era aire fresco, fue bienvenido. Sin embargo nadie se quejaba. Entonces apareció el ISSD. Si bien el juego es del año 1995 yo no lo jugué (ni ningún amigo mío lo hizo) hasta el año 97. Entonces si, fue furor.

Los principales aciertos: La vista lateral, el mini-mapa en la pantalla, los nombres de los jugadores y la inclusión de estados anímicos en los jugadores. También posibilidad de armar la formación a gusto y cambiar la posición en la cancha. Opciones todas que permanecen en los juegos hasta hoy en día.

Dato curioso: Los jugadores no tenían los nombres oficiales, en cambio, Konami les puso unos en reemplazo que eran bastante copados. Al cabo de jugar un rato uno reconocía, por posición y habilidad, a los verdaderos jugadores detrás de los nombres bizarros.

Acá una lista de los de Argentina:

Capitale = Gabriel Batistuta
Fuerte = Claudio Caniggia
Santos = Fernando Redondo
Redonda = Diego Armando Maradona

Virtua Striker (Arcade)

Sega seguía siendo una compañía del carajo. Tenía una consola que competía cabeza a cabeza con la SNES y produjo títulos épicos, como Sonic. Pese a eso nunca pudo salir de ser la Pepsi de Nintendo. Pese a esto, cuando incursionó en el terreno de los arcades de fútbol , dejó una huella imposible de borrar. Todos recordamos aquellos hombre formados con puros polígonos que parecían más jugadores de metegol o muñecos de torta que players de fulbo. Virtua Striker, tuvo el grán mérito de ser uno de los juegos que por primera vez ponderaba la tecnología en 3D, incluso antes del mismísimo FiFa 98 (el último Fifa divertido). Incluyó además una innnovación más que llegaría para quedarse siempre: la barra para cargar potencia para patear al arco. La real papa.

Yo al menos recuerdo que en cualquier lugar dónde estuviese la máquina del Virtua, se necesitaba como mínimo dos créditos para jugar y siempre había que esperar un rato largo hasta que le toque a uno, dado que era uno de los juegos que más público(?) convocaba. Años después del lanzamiento del Virtua 1, salió el 2 y todas sus respectivas actualizaciones que lo mantuvieron vivo por largo tiempo. Incluso salió una versión para la fallecida prematuramente, Sega Dreamcast, consola que merece una entrada aparte.

Winning eleven 4/8 (PlayStation)

Lo que mejor definió al winning eleve 4 es que era un juego Arcade. Te permitía jugar al fútbol, y divertirte. Nacido con los albores del siglo, en el año 2000, llegó para volarnos la peluca.

Al momento que salió combinaba todos los elementos necesarios para ser el mejor juego de la historia de fútbol, por lejos. Completo control de los jugadores, pases cortos, pases largos, centros, PASES EN PROFUNDIDAD (raquetazo derecho a la napia(?)) y tiros al arco, con barra obvio. El juego era completamente en 3D, tenía todas las y era profundamente jodido de jugar las primeras veces. Hasta que uno le agarraba la mano. La cámara fija lateral, simulando a la televisión, se anota entre los acierto más grandes del juego.

La gran virtud: La jugabilidad y el dominio sobre los jugadores. La experiencia de juego era única. Todo lo que hoy nos parece normal en un juego de fútbol en ese momento fué, digamos, un giro inesperado. Logró hacer placentero, jugar al fulbo en una consola.

Los jugadores tenían Stats variados y la diferencia se sentía. No era lo mismo jugar con roberto Carlos que con sensini. O con Batistuta o con taribo west. Taribo que venía tuneado con las colitas y todo. Ah, eso también flasheaba, lo “bien hechos” que estaba los tipos, los rasgos de la cara y todo eso. Aunque ahora los ves y parecen soretes de píxeles. Como sea, el winning a fuerza de ser un gran juego por su jugabilidad y ser de PlayStation (la consola más popular del momento) se popularizó y corrió su fama cual reguero de pólvora entre los jóvenes todos. La fiebre del winning había comenzado. Sumado a esto la capacidad de poder tunear jugadores y el propio equipo. La dificultad de la I.A, también fue un factor clave, ya que daba la sensación de jugar en serio, cosa que en otros juegos no pasaba, por lo truchos que eran los rivales.

La posibilidad de poder jugar en modo versus multiplicó la fama a niveles insospechados. Tal es así que desde el año de su aparición en adelante, se convirtió en sinónimo de fútbol y desafío entre amigos. La frase: Vamos a jugar al Winning, fué el santo y seña de un par de generaciones viciosas de los jueguitos.

Winning eleven 4, el juego que performó el standard de la industria y demostró como se hace un juego de fútbol. Juego al cual todos incluído el FIFA, copiaron, sabiendo que eera el único camino a seguir para poder hacer mella en los jugadores.  Su impacto sólo es medible por su legado.

Vale mencionar también al Winning 8 para PlayStation 2 que fue el que realmente lo volvió masivo. El cambio del motor gráfico o la adaptación a las nuevas resoluciones, redefinió la experiencia de juego (por la precisión de los toques de los jugadores, el movimiento de los mismo y la fluidez del juego) y hasta el año pasado el juego se sentaba sobre la base de esa versión, con la diferencia que cada vez se hacía un poco más complicado, apelando a hacerlo “más real”.

Sin duda el fallecido Shingo Seabass Takatsuka, cuya muerte se dió a raíz del tsunami que azotó japón, se merece nuestro respeto y aprecio, por su legado entero y todas las tardes de diversión asegurada. Legado que hoy está en jaque por la versión 2014 que según lo poco que se pudo probar parece no tan copada, o parece demasiado real, cosa que le resta diversión al juego. Es difícil sostener un juego con su creador (y mejor intérprete) muerto.

No podemos preguntar ¿Que te pasó winning eleven? De ser un desconocido juego japonés que nos volaste la peluca por darle un quiebre irreversible a la jugabilidad del fútbol virtual, pasaste a ser un juego cuyo  atractivo es contar con mariano Clos y fernando Niembro como relatores. Así es la triste historia de un juegazo que pasó a llamarse PRO Evolution Soccer. S-O-C-C-E-R. ¿que carajo es el soccer? ¿un cohete?. Vaya uno a saber. Y es una pregunta pelotuda. Lo que es innegable es el legado.

Gracias por la magia winning.

YAPA: Supercampeones (Family)

Para jugar este juego había que tener un PHD en el MIT y un family game. Aparte de que estaba en japonés, la acción en si del juego se cortaba cada dos segundos para elegir a quién pasarle la pelota y cosas por el estilo. Más que jugar al fútbol jugabas a la serie. Lo cual era lo que lo volvía valioso. Porque cuando después de estar 5 minutos eligiendo textos en japonés lograbas pegarle al arco y meter un gol con Oliver Atom, saltabas de alegría. Pero el juego en si era medio una chota. Osea, no tenías control directo sobre los jugadores, era casi como un RPG de fútbol. Y todo el texto en japonés.


 

 

Once: trabajar, comerciar y morir

once buenos aires argentina

Laburo en once. Todos los días hábiles desde el año 2005. De lunes a viernes. Trabajo a menos de 100 metros de Cromagnon, en la misma manzana. A menos de 50 metros de la terminal de trenes dónde choca el tren Sarmiento y mueren 51 personas. Los dos símbolos de la tragedia de la década 2003-2013. Los 100 metros de la muerte.

Por ahora vengo zafando.

En el primero murieron 194 adolescentes, murieron como ratas. Encerrados. Por el humo asfixiados. Amontonados contra una puerta que nunca abrió. Una pila de cadáveres. Materia humana sin vida. Un santuario horrible, en el lugar, recuerda la tragedia. Recuerda la inmundicia de la muerte de los jóvenes. Y un quiebre. Otro más en la historia de una ciudad que atenta contra la vida de quienes la habitan o transitan. El karma de la autodestrucción.

En el segundo, el desastre ferroviario, 51 muertos. Todos apilados, de nuevo, como si se tratase de materia desechable. Un desarmadero  humano. Atrapados y aplastados en un acordeón de acero retorcido. Un vagón que se estampó, sin frenos, contra un andén. El absurdo. Un tren que choca cuando está estacionando.

Con un amigo tenemos una hipótesis metafísica, que, para hacerle honor a su condición no explica nada pero nos deja tranquilos: Es la mufa del cadáver de Rivadavia, que está descansando en la eternidad, emplazado en el mausoleo en el medio de la plaza Miserere. El epicéntro de la mufa, que exige sacrificios humanos periódicos para no perturbar su descanso eterno. Al estilo del dios fenicio Moloch, del que nos dice wikipedia. Abre:

Como resultado de una catástrofe ocurrida en el despertar de los tiempos, el espíritu de Moloch se había transformado a sí mismo en oscuridad al convertirse en materia. De acuerdo con las creencias fenicias y una vertiente del gnosticismo, el hombre era la encarnación de esa misma tragedia, y para redimirse de ese pecado era necesario ofrecer sacrificios a Moloch“. Cierra. Como Resultado de la catástrofe de la fundación de Argentina, Rivadavia corporizó la tragedia y para redimir ese destino trágico exige sacrificios humanos.

once

En medio de esa hálito mortuorio el hormigueo humano. Un barrio abandonado a su propia suerte, completamente olvidado por el estado nacional o municipal, al margen total la ley y regulación alguna. Acá todo es autogestión. Un barrio que acusa obras arquitectónicas únicas en la ciudad, joyas de otro tiempo, ocultas bajo las capas y capas de comercios y productos de todas variedades, telas, electrodomésticos berretas o juguetes chinos.

Predomina una afluente inmigración: dominicanos, africanos, peruanos, bolivianos, argentinos, conurbanos(?). Es como un bazar persa, pero en el corazón de Buenos Aires y a diez cuadras de recoleta. Casi como el ying y el yang. Un fuerte espíritu ecuménico recorre las calles: Judíos por doquier que habitan al zona y erigieron sus templos comercios y sus sinagogas allí, cristianos línea San Expedito clavandosé religiosamente en la puerta del templo dedicado al santo cada día que se lo recuerda, Iglesia Universal del king of god y cualquier otra confesión religiosa que se pueda pensar, está en balvanera. Balvanera que nadie nombra, porque todos le decimos Once. O el once.

En once está todo. T-O-D-O. En menos de 20 cuadras tenés todo lo que un país necesita para funcionar. Desde juguetes truchos hasta energía nuclear. No hay manera de que algo no esté. Por eso la cantidad de gente que la transita, por eso el volumen comercial inaudito que le da vida de día y lo apaga de noche.

El trabajo de cualquier tipo o tipa con dos dedos de frente, o de algún hijo de puta que gobierne, sería, sencillamente, regular el hormiguero. Hacerle caminitos a las hormigas, para que hagan eso que hacen (que no es ni más ni menos que una zarpada actividad económica) más y mejor, y que el estado, perciba al menos, una porción de esos ingresos. Pero no, por ahora todo lo acomoda la mano invisible del mercado, o la mano de dios. O el comisario.

Porque de once, la-gente-bien, blanca y universitaria (como yo), puede decir muchas cosas, que es sucio, que es feo, que está lleno de inmigrantes, que tiene olor a culo. Lo que no se puede decir es que no se labura. Y ahí si que emerge la identidad única del barrio más argento de la capital federal. Cinco mil comercios por cuadra: restoranes, puesto callejeros, colectivos, taxis, subtes, sedes de sindicatos, bancos, oficinas. ¿Que más? Confiterías, restoranes, casas de comida rápida, parrillas, librerías, mayoristas de cualquier cosa, minoristas de cualquier otra. Comercio, comercio, comercio y más comercio.

Es la meca del laburo (en forma de comercio). En once, todos trabajamos.

Todos vendemos y compramos algo. Hasta los chorros, los tranzas y  las putas, que son las primeras trabajadoras ¡Che!

Porque Once es la vida misma, comercio y muerte.

La carta favorita de la Semana: Mogg Fanatic

feature69_fanaticSlice

El Mogg Fanatic. Un cartón. Para los mazos rojos, bajarlo en un primer turno era garantía de limpiar unos Elfos de Llanowar o un Ave si se jugaba contra verde, por ejemplo. O liquidar una madre de las runas mientras sufría mareo de invocación. Lo que venga. O pegar contra un mazo más lento y limpiar cualquier criatura de fuerza 1. Ni hace falta aclarar para que servía, la posta era que era una fija. El dibujo una bomba, retrataba con toda la idea esa del trasgo desechable, descerebrado que va al frente, porque le ordenaron, o porque pinta. Bardo, punk, esas cosas.

190

Título: Mogg Fanatic
Artista: Brom
Color: Rojo
Tipo de carta: Criatura-Goblin
Expansión:Tempest

Pintando de cuerpo entero(?) el trasgo todo horrbile, con el barrilcito de pólvora. Poesía en manos de Brom, ilustrador que dió su arte a cartas como Necrología, Mageta: The Lion, Desolation Angel, Call of th Wild, Angel of platinum, Lord of the undead y Reiver Demon. Zarpado dibujante.