December 2013

¿Por qué banco la navidad?

Bueno, como todos saben (sino es hora de que salgan del tupper dos ambientes en el cual viven) hoy es noche buena y mañana Navidad. Para todas las gallinas el regalo de papá.

En los últimos años (que yo recuerde del 2005 para acá), un curiosos fenómeno se expandió como reguero de pólvora, al menos en mi entorno social. Tratar esto como muestra de un acontecimiento a nivel social sería una estupidez. La navidad, una de las instituciones innegociables del occidente cristiano, comenzó a ser cuestionada, abiertamente. En mi círculo social siempre hubo alguno que no le copaba navidad o que directamente la odiaba. Pero con el paso del tiempo esta tendencia fue creciendo, desde un tímido repudio hasta un abierto rechazo por la navidad y las fiestas.

“Es marketinera”; “Es cristiana y yo soy ateo/pagano/agnóstico/judío/musulmám”; “Odio el vitel toné y la ensalada rusa”… Frases así, anti-navideñas fueron copando mi entorno social. Hasta que finalmente se volvió cool odiar la navidad. Con la aparición de las redes sociales, el efecto se multiplicó. La Navidad pasó a ser un objeto del revisionismo de centro izquierda(?) y no salió muy bien parada.

Como contra-cara de este efecto, ciertas vertientes de Cristianismo militante, salieron a responder bajo la consigna “Navidad es Jesús”. La iniciativa la impulsada, en gran parte, por el ala conservadora de la iglesia evangélica con el objetivo de recordar el origen de la navidad y porque no también en el mismo gesto monopolizar la interpretación de la misma.

Pero como nací para hinchar las pelotas voy a dar mi posición respecto a esta dicotomía polarizada sobre la navidad. Posición equidistante de ambos extremos tal como enseño el comandante Juan Domingo Aristóteles.

1.- TRADICIÓN

Amo la tradición. La tradición nos enseña de dónde venimos. Cuales fueron las normas de convivencia social de las personas que vivieron en nuestro suelo, antes que nosotros. Esa herencia me produce cierto respeto. Porque nos conecta con el origen de lo que somos que tiene que ver mucho con lo que fuimos. La tradición sin embargo no es algo cerrado sino que es algo de lo que nos apropiamos y le ponemos algo nuestro. Así, es como la cultura se va sosteniendo a la vez que cambiando a lo largo del tiempo como un hilo conductor.

Aparte es la única fecha del año en la cual uno recibe regalos aparte del cumpleaños. Regalar es lo más. Recibir regalos es lo más de lo más ¿Negarlo para ser cool? Prefiero cojer (se habían olvidado de esa).

Festejar algo la misma fecha todo los años es un símbolo de la permanencia en un mundo que cambia todo el tiempo. Como decía Chesterton en un mundo dónde el cambio es la norma el único gesto revolucionario es la ortodoxia. Yo digo amén. El Vittel Toné, la Sidra, el Turrón, los cuetes.

Insisto, festejar es un derecho.

2.- FAMILIA

Quizá este sea el punto más conflictivo sobre la navidad y el que divide aguas. La navidad implica reuniones familiares. Con todo lo que eso significa y más aún cuando uno se vuelve adulto. Si tu familia es copada la navidad está piola. Si tu familia es una mierda bueno posiblemente la Navidad lo sea.

Ahora bien, esto depende a su vez de que definición de familia tengamos. En esto soy amplio y diverso. Familia es la gente que uno quiere y que te quiere. Esté o no unido a uno por lazos de sangre. En mi caso, mis hermanas y mis viejos son lo más y es lo que considero familia. El resto, tíos, abuelos, primos, brillan por su ausencia y no los considero familia. Las navidades para mi implican ver a la gente que quiero, comer algo rico con ellos y regalarnos cosas.

Eso para mi es la bomba atómica. Pero es comprensible que para la gente que no tiene familia, amigos, ni un perro, es decir alguien o algo que lo quiera, la navidad apeste. Ahora bien si tenés gente que te quiere y no te copa la navidad es porque sos un pelotudo.

Navidad es familia. También eso implica a veces acordarse de los que no están. Extrañar a los que se fueron, llorarlos, tenerlos presente. El duelo es tan necesario como la alegría.

Hoy un tachero, me contó que, hace unos años perdió a un hijo. Para no tener que ver a la familia en navidad y revivir el recuerdo del hijo se iba a trabajar a la noche buena. Cena con la familia y a laburar.

Heavy mental.

3.- ESPECIALES DE NAVIDAD

La televisión es una generadora constante de falopa visual. Pero si algo hizo bien son los especiales de navidad o las películas navideñas. Mi película navideña favorita: BAD SANTA de Billy Bob Thorton. Películas de este calibre ya justifican fes
tejar navidad por mil años. También hay bocha que involucran, regalos, trineos, charlas con renos, millonarios ayudando a pobres y a Chevi chase.

Todo condimentado con nieve y paisajes de ciudades yankis.

Impagable.

4.- REGALOS

Todo bien con pegarle al marketing y el consumismo. Para mi también es una mierda ¿y? El acto de regalar pre-existe al marketing, al capitalismo y a la mar en coche. Es una tradición humana que simboliza el aprecio. El regalo no se mide por el precio en el mercado, sino por el valor y el valor se lo da quién lo regala. Como sea, dar regalos y recibirlos es una de las cosas más piolas, porque nos hacen sentir queridos y porque recibís cosas de arriba.

5.- MORFI

Vitel Toné, arollado, pavita, asado, ensalada rusa, ensalada waldorf, helado. Garrapiñadas, TURRON, Vizio. Sidra. Fresita. Lo que sea. Morfar es un éxito y en navidad se morfa a cuatro manos.

¡Les mando un saludo manga de cornudos!

¡Feliz navidad!

Ghima es Chima pero de china

juguete trucho lego
juguete trucho lego

Se acerca navidad. Hay niños ansiosos de regalos por doquier. Las jugueterías tiene precios que hacen sangrar hasta los culos más herméticos. Pero que no cunda el pánico, existe un maravilloso mundo para explorar. El mundo de los juguetes truchos.

Después de la primer incursión en el once en búsqueda de muñecos truchos,  la semana  que terminó largué mi segunda expedición. Careció de rigor alguno y fue más bien un vistazo a vuelo de pájaro por los estantes de los comerciantes que todo lo venden, al por mayor, en balvanera.

La moda manda. La mayoría de lo que encontré por la calle Paso, Larrea o Mitre fueron los muñecos de los Avengers.

Muñecos que en vez de ser truchos son directamente una garcha. Son feos, están mal pintados y son caros. Cada muñeco está $50 pesos.  La calidad es bajísima.  El plástico parace derretido con fósforos. Thor tiene cara de Oggi Junco.  Las rayas del traje del  Capitán América parece que las pintó un ciego con parkinson y el color verde de Hulk tiene un tono tirando a diarrea hepática.  Quién regale un juguete así puede estar completamente seguro que se ganará el odio del niño que lo reciba.

Seguramente ustedes pensarán, este tipo es un pelotudo, ¿porqué insiste en  quejarse de los muñecos truchos si en definitiva son eso, truchos?. Veamos: Lo que busco son excepciones a la regla. Artículos que sean truchos, es decir que se hagan sin licencia de los propietarios de la marca, pero que no sean absolutamente berretas.

Las tres B del pueblo de israel: bueno, bonito, barato.

Que la calidad sea decente en correspondencia con el precio. Es difícil, pero se puede. Como mi aventura en Balvanera no prosperó decidí desplazarme hasta el segundo mejor lugar de buenos aires para encontrar juguetes flojitos de papeles. Barrio chino.

eris2

Mao cumple, Confusio dignifica.

Al toque de llegar me metí en el bazar multiuso(?) de arribeños, de esos que pueblan el barrio, lleno de gansadas chinas imposibles de resistir a los que padecemos de bolsillo fácil.  Entre ellos estaban los obligados Avengers que poco saben de fronteras barriales a correspondientes $50 pesos.

Pero al lado, un poco escondidos pero mucho más piola encontré los Ghima. Versión trucha de la nueva serie de LEGO, titulada Chima. Cualquier semejanza con china es pura coincidencia. Ghima sigue la linea histórica de Gari Bobins, el Pato Ronald y el ratón miguelito. Es un calco absoluto pero con otro nombre. A favor: tiene un calidad que se destaca.

En esta ocasión me compré al personaje ERIS que es como un aguilucho con un báculo de poder. Viva el metal. Hay un par más que parece son los amigos del aguilucho. El pack incluye: Muñeqiuto de ERIS, una moto-trompo bastante piola y cinco cartas tipo Magic  para jugar contra contrincantes. Una chineada absoluta digna de la cual el propio Mao estaría orgulloso. Milagrosamente todas las pieza encajan, el plástico es bueno y LA MOTO-TROMPO FUNCIONA. Pronto subiré algún video.  Precio imbatible: $48 pesos.

moto-trompo

Este caso demuestra que, los chinos tiene sobrada capacidad para reproducir con buena calidad juguetes a buen precio. Ojalá algún día se aviven y larguen su propia línea de bloques. Ahí sí tendrán mi eterna devoción.

Ghima es la posta de los juguetes truchos para esta navidad. Ya saben, si andan cortos de guita y tienen un sobrinillo, o un par de críos que les cocinan los huevos con regalos, no se pierdan esta ganga del barrio chino.

Argentina Comic Con 2013: La fiesta de la cultura visual

loki_comicon_2013

The inside view: Sobrevivir al calor mientras gente disfrazada y no tanto se congrega para gatillar el aguinaldo en muñecos de luca y media. Comic Con 2013. Consumo y cultura pop en el dorrego.

Parte I.

Tenía que estudiar para un parcial de filosofía de las ciencias. Me interné en lo de mis viejos para estudiar sin distraerme osea, sin drogarme. Estaba leyendo un libro sobre matemática de gregorio klimovsky con la computadora prendida. Abro facebook y veo la foto de una chica que estaba desaparecida. No le doy bola.

Al rato voy a hacerme un café a la cocina. La tele prendida, atorada en canal siete. La tele avisa que apareció el cuerpo de la chica desaparecida, muerta, en un basural. Ángeles Rawson se llamaba. La última vez que la habían visto con vida era en Ravignani y Dorrego.

El resto ya lo saben. El morbo, las fotos del facebook de la chica, las ganas de linchar a opatowski porque tenía cara rara, el giro de la causa con la implicación del célebre portero. Todo esa mierda.

Flotan en el tiempo y el espacio las fotos de ángeles disfrazada del caballero de andrómeda de los caballeros del zodíaco.

Así tu vieja se enteró lo que era el cosplay. Todavía duda que no sea algo de una secta satánica.

leia_comicon2013

Parte II

Calor, mucho. Adentro del flete que maneja un músico retirado, troskysta y ex-secretario general del gremio de músicos, los huevos se me están convirtiendo en sopa.

Llevamos muebles, revistas, expositores y bocha de cajas llenas de mercadería para nuestro stand. La temperatura de mis testículos es un anticipo de lo que vendría el fin de semana. God hate us all. Llegamos “al-dorrego” situado en la calle homónima entre Zapiola y Freyre. Descargamos el camión y preparamos el stand. Terminamos todo a las once de la noche, fundidos, y nos preparamos para la faena del dia siguiente.

Hacía algo así como 12 años que no participada de una convención de Comics, Animé y cosas del estilo. La última a la que asistí fué la ExpoComics 2001 organizada por editorial Ivrea en la rural que tuvo en esa edición su debut y despedida muy poquito antes de la deblace que sumió al país en uno de sus momentos más difíciles. En realidad, teniendo en cuenta que Argentina ya había entrado en default en el año 1900 a comienzos del siglo XX, podríamos atribuir este hecho a una tendencia especial nacional de recibir los nuevos siglos fundiendo el estado.

Mi convención previa a esa fue la Fantabaires 2000, la última organizada seriamente, de un linaje que inauguró este tipo de festividades en el país. Se ve que soy yeta o algo(?). Casualmente fue la primera que presencié en mi vida. Por ese entonces, la convertibilidad había permitido florecer un negocio muy grande a base de muñecos y libros importados. Negocio que finalizó en 2001 y mutó en diversas formas a lo largo del tiempo para sobrevivir.

Los saqueos que se dieron durante la semana previa a Comic Con 2013, funcionaban como remarcando un espíritu de época y una puente entre ambas épocas.

flin_adventure_time_comicon2013

Parte III

Esta vez la organización del evento corrió por parte de Ovnipress, editorial que viene desde hace unos años encabezando un proyecto serio de publicación de Comic’s americanos en estas pampas. Entre sus títulos más destacados podemos contar: Marvel Comics, The Walking Dead y Hellboy. Para tener una idea del volumen de revistas que editan, los primeros libros de The Walking dead fueron vueltos a editar, y la serie en total alcanza más de 100.000 ejemplares vendidos. Algo completamente inusual para el sector.

Llegó el Viernes. A las 13.00 hs (dos horas después de la hora anunciada) se abrieron las puertas y entro la horda. A la pregunta que nos hacíamos con los compañeros del stand de la revista ¿quién carajo va a venir a una convención de Comics un viernes al mediodía? La respuesta fue bastante sencilla: fanboys. Chicos nos mayores de 18-19 años, todavía en la secundaria y fanes absolutos de sus series, comics, animes, mangas, videojuegos o películas.

A diferencia de la tendencia que dominó la década post-fantabaires, esta vez los chicos cosplayados (disfrazados) venían de todos los sectores y no exclusivamente del manga o el animé (series y comics japoneses). Videojuegos, series, comic’s y películas coparon la parada. No es casual que esto corresponda a la llegada del género de superhéroes o del género zombi, a la televisión y al cine masivo. Esta más que una convención de historietas (ya sea occidental u orientales) clásica, parecía más una convención de cultura visual. Es decir de todo tipo de soporte de imagen: Videojuegos, series, películas y porque no también comics e historietas.

En fin, personajes del Silent Hill, Resident Evil, Avengers, Hora de Aventura, Batman, Piratas del Caribe y Game of Thrones, le compitieron mano a mano a los otrora hegemónicos personajes de animé. Sin duda el viernes fue el día con mayor cantidad de Cosplayers sobre el total del público. Mumi not dead.

Mientras promediaba el día, la marea humana crecía en cantidad, tocando un pico entre las 4 y 5 de la tarde, en la cual debería haber no menos de 3000 personas en el predio. Muchos adolescentes hormonales, fascinados por asisitir a una convención de este tipo. Los que no, eran tipos más grandes, pero también del núcleo hardcore del fandom.

Mientras, el calor en el predio comenzaba a azotar sin clemencia a todos. La falta de aire acondicionado y ventiladores, sumado al techo de chapa sin aislar, con ayuda de los 35 grados que tocó el dia, convirtió al dorrego en un horno. Quizá este sea el punto más flojo de la organización.

Así, combatiendo el calor pero felices por la cantidad de gente que pasó, fuimos cerrando el primer día.

wayne&gard_comiccon_2013

Parte IV

Sábado Kirchnerista. Boom del consumo. 7.000 entradas anticipadas agotas. Calor sofocante desde la mañana, pero, esta vez el stand tenía dos turbos para paliar la situación. Como sea, este día duplicó, como mínimo la cantidad de gente del día anterior. Público ahora compuesto ahora, por una proporción mayoritaria de jóvenes-adultos. Mayores de 17 años y llegando a los 30 cómodos, cuando no también, un poco más grandes. Este día incluso en nuestra escala triplicamos las ventas del día anterior. Este público vino con guita y a gatillarla. Marcó el pulso comercial de la convención.

Los stands más concurridos fueron los que vendían Comics , muñecos y merchandising. Sin embargo había bocha de expositores más falopa que vendían más o menos lo mismo. Tazas, pines, mochilas. Cuentapropismo al mango. Sustitución de importaciones.
Todos productos locales, a los que se imprime el logo de tu personaje favorito y chau picho. Pirateada nacional.

Este tipo de comercio fue el que floreció después de la debacle de la convertibilidad. Fantabaires era una convención que se basaba en un robusto sector comercial, que importaba TODO. Muñecos, comics, merchandising, VHS, etc. Todo eso murió con la convertibilidad. Muñecos que valían $25 pesos/dólar pasaron a costar el triple. O más. Las comiquerías más grandes fueron las que pudieron capear la tormenta. Y no todas. Desaparecieron clásicos como Camelot (también por que el dueño se tomó hasta las molestias) y el Club del Comic, otrora organizador de la Fantabaires y dueños de una cadena de comiquerías con más locales que Kentucky(?) redujo sus locales a sólo uno. En mi barrio, villa del parque, pasamos de tener tres locales de comics a no tener ninguno. White people problemos.

bella_comicon2013

Parte V

Domingo. El día que dios descansó. O algo así. Nosotros no. Si la palabra horda definió al viernes, el domingo fue un aluvión. Porque como si de capas geológicas se tratase, se sumaron a los fanboys y a la juventud maravillosa consumidora, la FAMILIA. Institución fundamental del occidente cristiano y peronista. La mamá, el papá y los nenes con remeras de Avengers. O Star Wars. Puro trasvasamiento generacional nerd. De nuevo 7000 entradas anticipadas agotadas.

Colas de una cuadra para comer choripanes. Argentina en su máxima expresión. El stand de nuestra revista lleno de gente sin parar. Las ventas, superaron a las ya insólitas del sábado. Todo alegría, cansancio, pagara prata y MÁS CALOR. Poco disfraz o más bien, disfraz diluído en la marea familiar.

Pese al calor, el domingo se notó que el evento pudo romper el cerco del nicho. El evento, atrajo un público mucho más amplio que el específico y logró una concurrencia enorme, para un sector que es casi invisible al resto de los actores. Pensemos que en un fin de semana pasaron al menos 17.000 personas, que, en promedio pagaron una entrada de 60 mangos, se llevaron algunos regalitos, se comieron un chori y se tomaron un par de bebidas. Todo esto sin que jugase nadie al fútbol o hubiese algún famoso por ahí.

meteoro_comicon2013

Conclusiones

La Comic Con logró volver a concretar un evento masivo de esta clase. Son buenas noticias. Después de una docena de años. No es poco. El público logró congregar sectores bien distintos. Fanes enardecidos adolescentes, la vieja guardia nerd conformada por gente de mi generación (87) y un poco más grande también y un público familiar ajeno a este mundillo, pero que viene porque el nene es fan de Thor, del Capi américa o de Spider-Man.

Algunas diferencias visibles con Fantabaires que es lo que más tengo en mente son:

Stands: En fantabaires había varios stands grosos. En esta había una par bien grandes y el resto era más que nada cuenta propismo. Si bien se puede entender por el cambio económico del país. Precios enormes para importar, cosa que desarmó todo el circuito más masivo de muñecos y demás cosas. Pero a la vez generó editoriales nacionales más robustas en tiradas que las de entonces. Caso Ovnipress y caso Ivrea pero esta última más como sobreviviente de aquella época. Mucho Stand con lo mismo: pines, mochilas, remeras. Todo medio falopa y caro. Pero les funca.

Choreo: Fuimos preparados para que nos pungueen casi todo lo que estuviese al alcance de la mano. Terrible la sorpresa que nos llevamos cuando al hacer stock no nos faltó nada. Lo mismo le pasó a otros stands. ¿que carajo pasó? Bueno 10 años de kirchnerismo y algo de movilidad social ascendente. Yo recuerdo amigos que iban a Fantabaires a chorear, directamente, sin ganas de comprar nada. Acá no, todos pagaron por lo que se llevaron. LOQUÍSIMO.

Cosplay: La calidad de los trajes era mixta. Había cosas piolas y cosas chotas, pero eso es inevitable. Lo que sí llamó la atención es que a diferencia de Fantabaires, los cosplayers no eran maltratados ni escupidos durante los concursos sino que todo lo contrario, fueron bastante respetados, aplaudidos y también fotografiados hasta el hartazgo. De nuevo, algo cambió y me tomó de sopresa.

Extras: Recuerdo que uno de los atractivos principales de las convenciones allá por el principio de siglo eran todas las actividades que no eran stands. Como ser charlas de dibujantes, proyecciones de películas no vistas, etc, etc. Este año me parece que eso, salvo la zona de videojuegos que montó Local Strike que era como un ciber grande, estuvo flojo. Lo cierto es que en el año 2000 internet acá era algo muy distinto a lo que es ahora y no había acceso tan sencillo a ciertos contenidos. Mucho menos de películas japonesas. Recuerdo que había clubes de “fansubbers” que eran pibes que se dedicaban a subtitular películas para luego proyectar y que todos las veamos en idioma original. Hoy argenteam se abrochó a todos. Digamos que los tiempos cambiaron y eso se notó bocha.

evil_ash_comicon2013

Famosos: Si bien vino una mina de The Walking Dead que no sé quién carajo era, no hubo plato fuerte como se intentó años atrás fallidamente. Recuerdo a lazer titulando “el invisible hulk” por la fallida aparición de Lou Ferrigno en la Fantabaires 99. Así como el William Shatner affaire de la Fantabaires 97, dónde fué anunciado y nunca asomó la trompa. Este año me parece que eso no importaba mucho, que la gente fue más por el nombre y la marca Comic Con, y porque era algo medianamente nuevo (si bien no necesariamente novedoso) que porque haya alguien conocido.

Me parece que este y el de arriba son dos puntos ajustar y revisar ya que se calcaron de eventos anteriores y estaría piola darle una vuelta de tuerca para ofrecer algo más que un paseo de compras. Que ya de por sí es mucho y no está nada mal, pero se podría mejorar un toque.
Organización: Bueno, punto más o menos. El lugar estaba piola y se bancó la cantidad de gente. La época del año no ayudó en lo más mínimo ya que el predio cuenta con NULOS sistemas de refrigeración. Este es el mayor punto a solucionar. El tema de la bebida y comida, también. El buffet estuvo bastante desorganizado, y había que hacer cola de cien metros para clavarse un Paty. Por lo menos a los expositores habría que haberles dado prioridad y algún descuento.

También se debería haber dejado entrar a la gente con comida y bebida desde el principio. Prohibirlo, contradice la ley y con el calor que hacía era anti-humanitario. Por otra parte del lado de los que estuvimos en los Stands, me parece que hay que ser un poco más serios y no caer una hora antes a armar todo. El atraso del primer día en la entrada no fue responsabilidad de la organización sino de muchos expositores que llegaron a las 11.00 a armar su Stand sabiendo que a las 12 largaba todo.

Creo que eso es todo lo que tenía para comentar al respecto. Personalmente pese al calor y el cansancio, la pasé bárbaro. Hacía mucho que no iba a un lugar así y la verdad me sentí a gusto, rodeado de nerds y freaks como uno. Me encantó ver a todos ahí disfrazados y también me reí mucho con una cantidad jodida de aparatos que había circulando.

wally_comicon2013

PD: Me sorprendió la cantidad de discapacitados que había en la convención. Chicos en silla de ruedas, pibes enanos, algunos con deformaciones en la cara y en las manos. Posta. Se ve que así como en la adolescencia, los videojuegos, lo comics y la fantasía en general fueron un refugio para mucho de nosotros que no encajábamos en el entorno social imperante de cumbia y salir a bailar, para los pibes y pibas que la naturaleza los mandó así al mundo medio estropeados, es también un espacio de refugio enorme. Dónde pueden encontrar una realidad distinta a la propia, cuyo único límite es la imaginación.

Y eso es groso.

¡Un saludo a todos los compañeros que pasaron por la Comic Con, ojalá nos veamos en el 2014!

Caballeros del Bootleg

Juguetes truchos saint seiya
Juguetes truchos saint seiya

Como no podía ser de otra manera, once también es el paraíso del bootleg, o dicho en criollo, las cosas truchas. Fiel al espíritu de balvanera, hay para todos los gustos. Desde reproductores de bluray marca Cachimba hasta muñecos de los  Avengers pasando por merchandising de Violetta.  El viernes, por fin decidí empezar a comprar lo que me pareciese menos pedorro y me llamase la atención. Bah, “menos pedorro”, como mejor hecho. O que simplemente tenga algo de atractivo.

Así es que en el puesto de diarios que está en Pueyrredon y Bartolomé Mitre, de la mano de en frente de la plaza, me compré este gashapon trucho de Seiya, con armadura de sagitario, por $30 pesos.  A mi me pareción bastante bastante digno(?) y a buen precio. No sé a ustedes.

Pronto estaré subiendo más cosas de material trucho que vaya comprando.

Acepto sus críticas y opiniones.

PD: No puedo parar de decir trucho, trucho trucho, trucho. TRUCHO. T-R-U-C-H-O.

Lluvia: de Chacarita a Agronomía.

2013-12-02 19.19.37

Salí del trabajo, algo desprevenido, sin hacer caso a las advertencias del mal clima que, sabiamente profirieron algunos compañeros. ¿Acaso puede creerse en el servicio meteorológico?¿cuándo fue la última vez que acertaron? El escepticismo invadió mi razón y descarté la advertencia. Superstición, pensé para mis adentros.

Grande fue mi sorpresa cuando, desprevenido y en bermuda, en la parada del 71 en plaza miserere, alcé mi vista al cielo, luego de que una gota impactase en el medio de mi frente. Luego de chequear en milésimas de segundo que no era un garzo, sino lluvia, miré hacia arriba y vi como una masa informe de nubes, amenazaban con lanzar su acuífera carga sobre nosotros. El 71 brillaba por su ausencia. El repiqueteo de las gotas se hizo más intenso. Algunos refusilos en el horizonte garantizaban la veracidad de la lluvia. Algunas ráfagas de viento acompañaron la arremetida. El 71 aparece en el horizonte y subo rápido, busco un asiento libre al lado de la ventana para contemplar el espectáculo.

A los pocos metros de empezar el recorrido por la calle Bartolomé Mitre, todo se ennegreció. La tormenta comenzó y las cosas, empezaron a volar. Los rayos y relámpagos se hicieron más intenso y de pronto todo empezó a sentir la inclemencia de las ráfagas de viento. Parecía que el portal que conecta plaza miserere con R’Lyeh se había abierto y su majestad Cthuluh se había escapado, soltando su furia sobre nosotros, insignificantes mortales.

En breves minutos, el temporal amainó y todo volvió a la normalidad. El 71 continúo su camina hasta Chacarita, aunque ya en villa crespo, algunos árboles caídos dificultaban su andar. Para cuando el colectivo agarró corrientes, el sol volvía asomar con toda la potencia correspondiente. Bajé del bondi y caminé hasta el tren, que también sufría demoras. Antes de salir de la estación me compré un sánguche de milanga. Salí por la puerta lateral y mientras caminaba hasta la parada del 78, escuché al canillita hablar con un señora y decir algo del arcoiris.

Me paré a esperar el bondi. Mientras masticaba el sánguche, crucé un momento para tirar la bandeja de cartón en un tacho y ahí lo ví, imponente y guarango al arcoiris, impoluto e inmeso. Le saqué una foto con el teléfono.  Pensé brevemente en el libro del génesis, en el cual dios le dice a noé  que nuca más va a desatar su furia destructora sobre los hombres y que el arcoiris después de cada lluvia será símbolo de ese pacto. Pienso en que o dios se cagó en el pacto o el que escribió el génesis se sarpó en ingenuo.

Vuelvo a la parada del bondi. Se acerca un colorado con remera de Vélez. Tengo la mano ocupada con el sánguche y no puedo tocarme un huevo. Sufro.  Pienso que es teñido, porque la intensidad del rojo en el pelo es mucha. Se acerca. Hacia mi. Pienso: “pugliese, pugliese, pugliese”.

 -¿Che la parada del 78 es acá?- Dice el colorado, que en realidad tiene fuego en el pelo y en el bello facial.

 -Si es acá- La concha de tu madre, vuelvo a pensar.

Termino rápido el sánguche de milanesa. No lo pienso dos veces. Me doy media vuelta y me voy en sentido contrario a la parada del 78. De espaldas al colorado me toco un huevo, lo puteo en voz alta para cortar la mufa e invoco audiblemente, tres veces como exige la fórmula a Pugliese. dios lo tenga en la gloria.

Camino por el costado de Chacarita. Avenida Guzman. Está todo un poco hecho mierda. Árboles caídos, muchas ramas por todos lados. El cementerio cerrado. Nubes enormes en el cielo, pintándose de rojo, intenso, por todos lados. No tengo más batería en el teléfono. No importa, porque puedo contemplar.  Veo pasar un 78, y otro y después otro más. Me chupa un huevo, ya tengo decidido que voy a casa caminando. Disfrutando el paseo como cuando tenía quince años y salía a caminar sin rumbo.

 Todo es más lento cuando una va a pié. No tiene el vértigo ni el apuro del tren, del auto del bondi. Nadie me corre y no tengo que llegar temprano. No me apuro. ¿Apurarme para qué? ¿Para llegar a casa y prender la computadora?¿ Para estar solo?.

Ya pasé el cementerio inglés y ahora estoy en la puerta del cementerio alemán. Pienso que acá descansan los restos del capitán del Graff Spee. Pienso en un cuento rápido para inventar, con fantasmas, grupos secretos. Gilada.

Ya llego caminando a la avenida Garmendia. De un lado el paredón del cementerio, del otro, algunas casas baqueteadas y locales de flores para los muertos. Pienso en los que laburan vendiendo flores a los familiares de los finados. Cuando me quiero acordar ya estoy en Warnes.

En Warnes, se ve el cielo enorme, despejado. Al fondo bien rojo, prendido fuego parece, o iluminado por un volcán. Una cosa hermosa. Camino unas dos cuadras más y sorpresa. Una unidad del 78, detenida, con el motor al aire libre, fuera de funcionamiento. El chofer y un tipo de la empresa tratando de revivirlo.

Pienso en que esta vez la pegué, que el colorado ese era más mufa que T*rmenta. Ahí estaba el bondi parado, sólo quedaba rendirse ante la evidencia.

Seguí caminando, rumbo a Agronomía, todavía me quedaban unas cuadras de Warnes, soblar en Chorroarín, retomar por Avenida San Martín y darle derecho. Todo el trecho por San Martín me van a acompañar los animalitos de la facultad de Agronomía, vacas, caballos, obejas llamas. En fin, lo de siempre.

 Que lindo es hacerle caso al instinto y salir a caminar de vez en cuando.