juguete trucho lego
juguete trucho lego

Se acerca navidad. Hay niños ansiosos de regalos por doquier. Las jugueterías tiene precios que hacen sangrar hasta los culos más herméticos. Pero que no cunda el pánico, existe un maravilloso mundo para explorar. El mundo de los juguetes truchos.

Después de la primer incursión en el once en búsqueda de muñecos truchos,  la semana  que terminó largué mi segunda expedición. Careció de rigor alguno y fue más bien un vistazo a vuelo de pájaro por los estantes de los comerciantes que todo lo venden, al por mayor, en balvanera.

La moda manda. La mayoría de lo que encontré por la calle Paso, Larrea o Mitre fueron los muñecos de los Avengers.

Muñecos que en vez de ser truchos son directamente una garcha. Son feos, están mal pintados y son caros. Cada muñeco está $50 pesos.  La calidad es bajísima.  El plástico parace derretido con fósforos. Thor tiene cara de Oggi Junco.  Las rayas del traje del  Capitán América parece que las pintó un ciego con parkinson y el color verde de Hulk tiene un tono tirando a diarrea hepática.  Quién regale un juguete así puede estar completamente seguro que se ganará el odio del niño que lo reciba.

Seguramente ustedes pensarán, este tipo es un pelotudo, ¿porqué insiste en  quejarse de los muñecos truchos si en definitiva son eso, truchos?. Veamos: Lo que busco son excepciones a la regla. Artículos que sean truchos, es decir que se hagan sin licencia de los propietarios de la marca, pero que no sean absolutamente berretas.

Las tres B del pueblo de israel: bueno, bonito, barato.

Que la calidad sea decente en correspondencia con el precio. Es difícil, pero se puede. Como mi aventura en Balvanera no prosperó decidí desplazarme hasta el segundo mejor lugar de buenos aires para encontrar juguetes flojitos de papeles. Barrio chino.

eris2

Mao cumple, Confusio dignifica.

Al toque de llegar me metí en el bazar multiuso(?) de arribeños, de esos que pueblan el barrio, lleno de gansadas chinas imposibles de resistir a los que padecemos de bolsillo fácil.  Entre ellos estaban los obligados Avengers que poco saben de fronteras barriales a correspondientes $50 pesos.

Pero al lado, un poco escondidos pero mucho más piola encontré los Ghima. Versión trucha de la nueva serie de LEGO, titulada Chima. Cualquier semejanza con china es pura coincidencia. Ghima sigue la linea histórica de Gari Bobins, el Pato Ronald y el ratón miguelito. Es un calco absoluto pero con otro nombre. A favor: tiene un calidad que se destaca.

En esta ocasión me compré al personaje ERIS que es como un aguilucho con un báculo de poder. Viva el metal. Hay un par más que parece son los amigos del aguilucho. El pack incluye: Muñeqiuto de ERIS, una moto-trompo bastante piola y cinco cartas tipo Magic  para jugar contra contrincantes. Una chineada absoluta digna de la cual el propio Mao estaría orgulloso. Milagrosamente todas las pieza encajan, el plástico es bueno y LA MOTO-TROMPO FUNCIONA. Pronto subiré algún video.  Precio imbatible: $48 pesos.

moto-trompo

Este caso demuestra que, los chinos tiene sobrada capacidad para reproducir con buena calidad juguetes a buen precio. Ojalá algún día se aviven y larguen su propia línea de bloques. Ahí sí tendrán mi eterna devoción.

Ghima es la posta de los juguetes truchos para esta navidad. Ya saben, si andan cortos de guita y tienen un sobrinillo, o un par de críos que les cocinan los huevos con regalos, no se pierdan esta ganga del barrio chino.