Transmorphers_movie_cover

La piratería tiene sus vericuetos. No es posible ganar todas. A veces, toca perder.

Mi viejo, como todo padre hecho y derecho, es fanático de las películas de acción. Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Silvester Stallone, Mel Gibson sus ídolos del cine. Doy gracias a la vida que haya sido mi viejo el que me introdujo en los clásicos de acción como Terminator, Rambo, Duro de Matar y Arma Mortal.

Nuestros viejos pertenecen a una generación dónde ver una película, implicaba un costo alto. Ir al cine, alquilar un VHS o bien pagar el cable, eran las opciones disponibles. Todas formas de acceder a la cultura de la misma forma: Pagar para ver.

Hasta que llegó el DVD. Ahora en pleno 2014 hablar del DVD es como hablar de la carreta, pero en su momento no fue algo menor. Sobre todo por la llegada del DVD pirata. El nuevo formato abrió la puertas de las copias ultra baratas, algo que antes no había sido tan masivo. Aparecieron junto con las copias truchas, los vendedores de DVD truchos también conocidos como “los manteros”. Nn gremio hermoso. Que san Perón los tenga en la gloria.

Difícil explicar satisfacción de mi viejo mientras peleaba el precio de 4 o 5 películas con el mantero amigo del barrio. O con los del Once, a dos cuadras de su oficina. O con los que estban en la puerta del supermercado del barrio. O los de la salida de la peluquería por la cual pasaba a buscar a mi vieja. Tanto los conoce que se volvió un experto en el asunto. Te puede señalar quién vende de buena calidad o como le dicen “FINAL” con buen sonido y subtítulos bien sincronizados, o las que son screener, es decir grabadas del cine, sin subtítulos y con audio e imagen horrendas.

Mi viejo no tiene vicios. Bah, si tiene no le conozco. No toma, no les gustan los burros, ni los casinos. No fuma. No se drogó nunca y si le gustan las putas jamás me enteré. Pero con los DVD truchos tiene una debilidad. Ve un mantero y algo le tiene que comprar, no hay con que darle. Es más fuerte que él.

El boliviano me deja cinco películas por veinte pesos Juan “, me decía con brillo en los ojos.

the-terminators-cover

Imagínense al ritmo de cinco películas nuevas por fin de semana, lo que uno puede llegar a ver cuando cae un fin de semana a visitarlo. Absolutamente cualquier cosa. Sin exagerar, cualquier cosa. Es fantástico.

Todo esto para contar algo que me pasó el año año 2009. Con mi viejo éramos/somos fanáticos de la saga de Terminator. Explicar el porqué o el como, merece otro enorme post que oportunamente, escribiré. No ahora.

Corría el año 2009, esperábamos ansiosos la llegada de Terminator Salvation al cine. Mi viejo decidió comprarla en DVD antes de que salga en el cine. Le dije que era imposible que, a lo sumo, había que esperar que salga al cine alguien la filme y saquen el DVD screener. Odioso por cierto, pero la única forma de verla antes.  Insistió. Me jugó la carta de que “el boliviano hace magia” y me convenció de verla.

Al final la lógica siempre gana. La película que vimos no era Terminator 4 sino una película trucha ultra clase B sobre una invasión de robots en Los Ángeles, titulada The Terminators con estrellas del calibre de Jason London(?) y Paul Logan(???). Una mierda. Pero de tan mierda que era dió la vuelta del círculo de consumo cultural(?) y se volvió un clásico entre mis amigos.

Bah, tampoco exageremos, la vi con dos amigos y nos cagamos de risa. Lo cual es bastante.

Cuestión que, investigando un poco el origen de esta fatal copia falopa, caí en el concepto de Mockbuster. Los Mockbuster son películas especialmente filmadas para chorearle público a las películas taquilleras. Son como parásitos fílmicos(?). El truco consiste en filmar algo “similar” a una superproducción Hollywoodense que esté por estrenarse, ponerle un nombre más o menos parecido  y esperar que algún comprador desprevenido caiga en la trampa. Truco que parece funcionar bastante bien, ojo.

The Terminators fué la primera que me cruzé pero no la última. Volvió a pasarme de ver otro Mockbuster también adquirido por mi viejo a uno de sus transas de falopa visual, esta vez el bodrio infumable Abraham Lincoln vs Zombies que emulaba a la homónima(?) Abraham Lincoln Vampire Hunter. Ambas películas tan horribles que se complicó elegir cual de las dos era peor.

Lo fantástico de todo es que aún lejos de su país de origen y lejos, muy  lejos del mercado para el cual fueron pensados, los Mockbuster siguen funcionando. Es decir ¡Se venden! Y se venden con la misma estrategia que allá. Lo cual es grandioso.

Con esto, aquellos héroes anónimos de la producción casera , berreta y de ultra bajo presupuesto, se ganaron mi respeto.

allan_chico

Acá les dejo la entrada obligada en Wikipedia, una lista de los mejores 50 Mockbusters de la historia en Film Affinity y a modo de despedida este humilde servidor les deja un TOP FIVE de los mejores nombres de Mockbusters de los últimos tiempos:

  1. Transmorphers
  2. Titanic 2
  3. Abraham Lincoln Vs Zombies
  4. 2012 Supernova
  5. Allan Quaterman And the Temple of Skulls