La llegada del Mars Curiosity Rover a Marte puso en relieve una pregunta casi olvidada por la opinión pública o bien relegada a los libros de Cienca Ficción ¿Cuándo pisará el hombre suelo marciano? Desde el 20 de junio de 1969 cuando Neil Armstrong pisó la luna, la pregunta comenzó a sonar. Era el paso lógico en la exploración espacial. Pero la primera palabra de la pregunta constituye el enigma principal ¿Cuándo vamos a pisar Marte?

Los restos más antiguos que tenemos de Homo Sapiens Sapiens tienen 195.000 años. Años más, años menos, son los que tardó la humanidad como especie en poner un tipo en la Luna. Desde esta perspectiva la diferencia entre poner un humano en la Luna y poner un tipo en Marte es minúscula. Pero vista desde la perspectiva de la longitud de una vida humana promedio es mucho tiempo.

marsglobe_viking_960

La llegada del hombre a Marte constituirá un elemento disruptivo en la historia de la humanidad. Pasaríamos de ser una especie que conoció un sólo planeta a una especie “bi-planetaria” si se quiere. Luego si Marte se puede constituir en territorio habitable es otra historia. Otra historia muy distinta. Pero llegar marcaría para siempre el destino de la humanidad toda y abriría un horizonte a la especie completamente nuevo. La posibilidad, remota, pero la posibilidad, de transportar la vida humana a otro planeta.

Vayamos a los hechos. Veamos si podemos responder la pregunta. ¿Cómo y cuándo el hombre pisará Marte?

Indefectiblemente tanto por una cuestión histórica como de perspectiva a futuro, la organización científica que hoy por hoy encabeza la vanguardia de la exploración espacial es la NASA. Para ello voy a retomar algunos trazos de una entrevista que hicimos a Miguel A. San Martín en el 2013 para la Revista Velociraptors. Algunas partes de la nota quedaron afuera del recorte y me parece que pueden servir para encontrar algunas respuestas a nuestra pregunta.

Miguel trabaja en el JPL (jet propulsion lab) que es un laboratorio de la NASA y fue “Chief Engineer” de la misión Curiósity. Si alguien conoce del tema de Marte es Él.

La ciencia y el presupuesto

Antes que nada. Empecemos por el principio. Alguien dijo alguna vez gobernar es manejar el presupuesto. Bueno, gobernar Estados Unidos incluye, como acto de gobierno, explorar al espacio. Por propiedad transitiva, si explorar al espacio es un acto de gobierno entonces también es un tema presupuestario. Viajar al espacio o bien explorarlo cuesta plata. En el caso de EUA no es la plata de los jubilados poque las jubilaciones en general son privadas, pero sí es el dinero de los contribuyentes el que banca todas las expediciones.

Antes que cualquier otra cosa, viajar a Marte es un problema económico. En palabras de Miguel San Martín “una vez que una misión es aprobada, es parte del presupuesto del Congreso. No es que la NASA tiene su propio presupuesto. La misión llega al escritorio de Obama.”

Para ilustrar la realidad presupuestaria de la NASA podemos ver el gráfico siguiente el pico máximo de participación presupuestaria de la NASA fue en el año 66 cuando el programa Apolo estabe en plena marcha y ganarle la carrera por pisar la Luna era una verdadera cuestión de estado. Es decir que una misión de una envergadura similar a la del Apolo, implicaría una erogación de recursos por parte del congreso de EUA a la NASA que hoy no existe. La realidad indica que la NASA recibe el %0,5 del presupuesto. Por lo tanto hoy la NASA, a menos que lo apruebe el congreso, no tiene los recursos necesarios para llevar adelante una misión de este tipo.

NASA-budget-federal

 

Pero paremos la pelota. Para tener la plata primero la NASA tiene que pedirle el dinero al congreso en base a misiones que ya estén planificadas. Eso nos lleva a otra pregunta.¿Cómo decide la NASA que misión llevar adelante?

M. San Martín: “La NASA tiene sus headqarters en Washington. Cada tanto se reúnen científicos de todas las áreas (tenés científicos planetarios, geólogos, astrobiólogos, etc) y les dicen cuáles son los planes científicos para los próximos 10 años. Se llama the Decadal Survey. Entonces se evalúa dónde estamos. Bueno, Marte, situación de Marte. Hemos avanzado hasta este punto. ¿Cuál es el próximo paso? Bueno, el próximo paso, ya descubrimos que hay agua en marte, hay que ir a los orgánicos. Eso es lo que el Curiosity está tratando de hacer. ¿Y cuál va a ser el próximo paso después de eso? El próximo paso va a ser ir a tomar una muestra y traerla a la tierra, por ejemplo. Está unido a diferentes áreas. Tenemos Small Bodies, que es cometas y asteroides. ¿Cuál es el próximo paso en los asteroides y los cometas? Bueno, justamente en el último Decadal Survey dijeron que quieren hacer una misión para tomar una muestra de un cometa y traerla a la Tierra. Ellos no deciden, recomiendan a la NASA que alto entre sus prioridades esté que hagan una misión a un cometa, tomar una muestra y traerla. Eso es muy importante para entender el sistema solar. Entonces la NASA toma todas esas recomendaciones y después hace un programa.”

¿Podemos ir a Marte?

Básicamente la NASA establece sus criterios y misiones según las recomendaciones de los científicos que se reúnen cada una década en Washington. Una vez tomadas las recomendaciones se arman las misiones y los diferentes proyectos en los cuales la agencia se va a quemar la guita de los contribuyentes. Como decíamos antes, entre esas misiones no hay una inminente misión a Marte. San Martín explica el panorama muy bien.

M.S.M: Hay fechas y nosotros no les creemos porque es muy difícil. Ir a Marte es mucho mas difícil que ir a la Luna. No solamente el viaje, sino que llegas a velocidades mucho más altas. Es una cuestión de las leyes de la astrodinámica, llegas a grandes velocidades y cuando aterrizas estas viniendo a 30.000 km/h, y no tenés una atmosfera densa para que te ayude a frenar.

Y cuando aterrizas, después tenés que luchar con la gravedad. La de la Luna es 1/6 de la de la Tierra, en Marte estamos en 1/3. Entonces no necesitas un cohete tan grande como para ir para allá, pero para volver necesitas un cohete bastante grande. Para llevar como 3 astronautas necesitas llevar como 30 toneladas de equipamiento. Y significa que tenés que salir de acá con 100 toneladas. Es decir, es difícil -aunque de vez en cuando escuchas algún loco que dice que lo pueden hacer por mucho menos que la NASA y lo tienen todo resuelto, pero en realidad no. Costaría un dineral, y Estados Unidos no podría hoy en día. Tendría que ser un proyecto mundial.

San-Martin-Miguel

Mientras tanto ya estamos desarrollando las tecnologías, porque hoy en día no sabemos cómo aterrizar ese tonelaje. Todo lo que desarrollamos ahora para aterrizar el Curiosity se nos queda corto. No podemos usar un paracaídas mucho más grande que ese. Estamos buscando unas cosas que se inflan cuando entras. Cuanto más alto para inflarte, mejor, pero es difícil hacer un paracaídas que tenga el tamaño de una cancha de futbol. Son inflables, se inflan con como si fuera un tubo. Y después es el trapo, esa tela del tamaño de una cancha de futbol que tiene que sobrevivir la temperatura del frenado.

También estamos desarrollando la tecnología para mantener a una persona viva durante todo ese viaje. En la Estación Espacial se están haciendo las investigaciones de como prolongar la exposición al ambiente espacial. Estamos desarrollando toda esa tecnología de a poquito y algún día vamos a decir “tenemos todos los elementos, estamos listos para dar el gran paso”, y aun así va a requerir que el pueblo americano quiera gastar esa plata en este tipo de cosas. Serian billones y billones de dólares. Así que no hay hoy en día un plan que diga “vamos a hacer esto, esto y esto, y ahí es cuando vamos a aterrizar astronautas.

Y están construyendo una nave espacial, Orion, y un cohete que se llama SLS, Space Launch System, que va a ser un Saturno 5, pero sin destino.

Crónicas Marcianas

Hay fechas, dice Miguel. ¿Si pero cuales? En la página oficial de la NASA Human path to Mars hay una indicación. La década de ’30. Del 2030. Es un toque de tiempo. Mucho tiempo desde la perspectiva de una vida humana. Pero si todo sale bien dentro de 20 años por ahí estemos viendo junto a nuestros hijos a un Yanqui pisar Marte. Guau. Así Crónicas Marcianas se convertiría en “De la tierra a la luna” de nuestra época. Y nosotros seríamos los primeros humanos en ver a nuestra especie pisar un segundo planeta. Por ahí para semejante acontecimiento será como dice el tango: 20 años no es nada.

En este mismo sentido y confirmando todo lo que nos contó San Martín hace un tiempo, la semana pasada aprovechando el aniversario 45 de la expedición del apolo 11 salió un artículo bajo el nombre The next Giant Leap (el siguiente gran salto) en el cual figuran todas las minisiones de los próximos 10 años. Queda claro según el artículo que el objetivo a largo plazo es Marte. Pero para llegar a pisar la superficie del planeta rojo, antes hay varios pasos. Charles F. Bonder Jr. Administrador de la NASA afirma lo siguiente:

marsextensibility-ready-4sls

Our long-term goal is to send humans to Mars. Over the next two decades, we will develop and demonstrate the technologies and capabilities needed to send humans to explore the red planet and safely return them to Earth”.

De eso se tratarán estos 30 años. Desarrollar la tecnología y las capacidades para llevar y no menos importante traer de vuelta a los astronautas en su misión al planeta rojo. Por eso, para todos a los que este acontecimiento nos haga estrujar el corazón de emoción, podemos despuntar el vicio siguiendo la evolución de las naves ORION y SLS entre otras misiones.

Para los que lean inglés las páginas de la NASA abundan en información. Para los que no, les recomiendo seguir el blog, en el cual estaré subiendo información (traduciendo la página de la NASA cof-cof) sobre estas interesantes misiones.

Pero para dar un breve adelanto de cada cosa podemos mencionar algunos aspectos de ambas misiones.

ORION

orion_bta_on_ship_2

Lleva el nombre de una constelación conocida por todos y del arquero de boca. Orión es un vehículo de exploración espacial. Si alguna vez vieron un cohete es esa última parte que se despega del resto. Proveerá de sustento a los equipos de atronautas durante el viaje y servirá para reingresar a la atmósfera terrestre. Este año se hará el primer vuelo nombrado “Exploration Flight Test-1” para testear los sistema de lanzamiento y re-ingreso a alta velocidad tales como aviónica, control de altitud, paracaídas y escudo contra el calor. Se lanzará desde un Delta IV desde Cabo Cañaveral. La Exploration Mission-1 programada para 2017 será la primera misión en la cual ORION viajará acomplada al SLS. Esta será la primera misión de unas cuantas en la cual el equipo que alguna vez ponga a los humanos en Marte trabajará junto por primera vez.

SLS

El acrónimo responde al nombre Space Launch System. Es un cohete de lanzamiento de carga pesada. La NASA lo designa como el elegido para llevar a las misiones más allá de la órbita baja de la tierra. El SLS será el cohete más potente de la historia. Es el primer vehículo de clase de exploración desde el Saturno V y su obvio sucesor. Su superior capacidad de carga marca un quiebre en la historia aeroespacial. Será el compañero ideal para el vehículo ORION.

infographic3-revised2