Hearthstone

Desde hace unos meses estoy viciando el nuevo TCG digital (Trading Card Game) Hearthstone. Cómo no podía ser de otra manera está desarrollado por Blizzard, compañía detrás de clásicos como Warcraft, Diablo y Starcraft. Como en sus mejores épocas Blizzard dió en el clavo con el juego.

El juego de cartas es muy similar a Magic: The Gathering, juego de cartas intercambiables que juego de forma intermitente desde el 2000. Podemos considerar Hearthstone es una versión del juego lo agiliza y lo vuelve mucho más apto para un público más amplio en varios sentidos. Heartstone es a Magic lo que el T-1000 al T-800.

Aquellos jugadores (hardcore o casuales) de Magic van a entender rápido de lo que hablo. Los que no tengan paciencia y tratare de explicarme lo mejor posible.

El juego consiste en dos jugadores 1v1, con un mazo de cartas y 30 vidas cada uno. Se juega por turnos. El objetivo es matar al oponente. Cada jugador cuenta con un mazo de 30 cartas con un máximo de 2 copias por carta. Es decir que no puede haber más de 2 cartas iguales. El jugador que empieza arranca con 3 cartas en la mano y el oponente con 4. Al principio de cada turno, cada jugador roba una carta.

Dichas cartas pueden ser de 3 tipos. Hechizos, Secretos o Criaturas. El objetivo del juego es utilizar estas cartas para sacarle vida al oponente hasta matarlo, es decir dejarlo en 0.

Hearthstone-screenshot

Las criaturas cuentan con dos números que indican fuerza y resistencia, aparte de otras habilidades. La fuerza es el daño que pueden hacer y la resistencia o vida es el daño que pueden recibir. Por ejemplo podemos tener una criatura 3/5 que tendrá 3 de ataque y 5 de defensa. A su vez cada jugador a su vez está representado por un héroe con un poder especial. Cada héroe pertenece a una clase: Priest, Warrior, Druid, Mage, Warlock, Rogue, Paladin, Shaman, Hunter. Cada clase cuenta con un conjunto de cartas específicas que no comparte con el resto.

El objetivo como decía es matar al oponente, ya sea jugando hechizos o invocando criaturas a la mesa.Para poder jugar cada hechizos o criaturas hay que pagar un coste de maná, señalado con un valor en la esquina superior de la carta.

El maná se genera automáticamente en nuestra reserva al comienzo de cada turno. Empezamos con 0 y progresivamente aumenta hasta un máximo de 10, de a uno por turno.

El maná se regenera en cada turno. Permitiendo, progresivamente ugar hechizos más caros y criaturas más caras. Una vez pagado el coste y por ejemplo jugado una criatura, esta entra de forma permanente al tablero hasta que otra creatura la mate, haciendole un daño igual o superior al de su resistencia. A su vez los hechizos tienen diferentes funciones desde hacer daño a criaturas, buscar cartas en el mazo, devolver criaturas a la mano u otro tipo de habilidades que dinamizan el juego.

Este sistema está casi calcado de Magic. Las diferencias sin embargo benefician al juego en la plataforma digital. Lo simplifican y lo hacen más rápido. Lo cual lo vuelve más entretenido o mejor dicho, más atractivo para jugadores sin experiencia previa en TCG.ChillwindYeti

En Magic el maná se consigue con cartas específicas dentro del mazo, llamadas tierras. Si bien esto evita el límite de 10 establecido en Hearthstone tiene un efecto devastador(?) en la moral del jugador conocido como Manascrew. Esto significa que uno depende de que las cartas de tierra le salgan en el mazo. De no ser así, uno no tiene maná para jugar. Tristísimo.

Por otro lado las criaturas en Magic no reciben daño permanente. Por ejemplo si tenemos una criatura 2/2 que ataca a una 2/3, la primera criatura muere. En Magic cuando uno pasa el turno el daño a la cratura desaparece. En heartstone, queda. Por lo tanto la 2/3 que defendió se convierte en una 2/1. En Magic cuando uno ataca el rival puede bloquear su creatura con otra y así evitar el daño al héroe. En Heathstone esto es al revés, el que ataca elige a que creatura atacar o si hace daño directo al héroe. Esto también permite al jugador que ataca analizar cuales son los intercambio de criaturas más convenientes. Entendemos por intercambio lo siguiente: Si yo ataco con una 1/1 a una 2/1 y la mato, se produce un intercambio, en este caso beneficioso porque con una criatura de menor ataque eliminé una de ataque mayor.

Tampoco existe la posibilidad de jugar hechizos en el turno del rival. Esta función en Magic la cubren los hechizos “instantáneos”, en Hearthstone no existen. Los héroes tiene poderes que se activan con maná y también pueden atacar si se les monta un arma con una carta específica.

Entiendo que todos estos cambios benefician a la jugabilidad y lo hace mucho más atractivo para jugadores que nunca antes incursionaron en el terreno de los TCG’s. En mi caso el modo multiplayer sin duda es la base de lo adictivo del juego. Porque me permite sacarme las ganas de jugar un juego de cartas, contra rivales humanos, tipo Magic, sin moverme de mi casa y lo más importante: sin gastar guita. El juego es gratuito. Claro que depués uno puede comprar cartas para mejorar los mazos, pero también (aunque se tarda más) lo puede hacer sin gastar un sope.

El extra es que el hecho de que se adivertido y ágil no lo hace más fácil. Al contrario. La enorme cantidad de usuarios que tiene, lo vuelve competitivo y dificil de masterear. Lo cual es un ingrediente exquisito para este tipo de juegos.

Eso es todo por hoy. Nos vemos en Battle.net.