May 2015

Aquaman, Cíclope, Thor

Como ya saben, me fascinan los juguetes truchos. El año pasado, sobretodo hubo una invasión de LEGO truchos desde China. Muchos de ellos super héroes de Marvel o DC, cuando no Tortugas Ninjas o personajes de “El señor de los anillos”. En fin acá una foto de mis tres favoritos: Aquaman, Thor y Cíclope.

Ustedes, amables lectores ¿Tienen predilección por alguno?

trucho_aquaman_LEGO
lego trucho de aquaman
lego trucho de ciclope
lego trucho de ciclope
lego trucho thor
lego trucho thor

 

Vdpraxis llegó al Suple NO

Después de muchos años de escribir en blogs y revistas propias, me llegó el turno de publicar en un diario. Hace cosa de 15 días salió mi primera nota en un medio importante. El suplemento NO de página 12. Yo entiendo esto como la coronación de un proceso que empezó hace muchos años. Si tuviese que poner una fecha sería en el 2007. Ahí empezé con la movida de los blogs. Primero armamos uno con unos amigos sobre la Wirra. La wirra era una bebida 70% birra 30% wiskhy que tomábamos los fines de semana para estimularnos. Y claro que nos estimulaba, pero hacia la violencia. Luego de ingerir dos o tres de éstas, salíamos a vandalizar el barrio. A ese blog subía algunas crónicas etílicas de nuestras noches de violencia callejera y adolescencia efervescente.

Luego vino “Listen to sor Juana” un blog de música inspirado en el mítico Stay Free. Luego ese primer blog mutó en ProjectoVDP. Una mezcla de crítica de discos y música para descargar, reflexiones pelotudas y noticias sobre bandas de rock. Fue el primer blog con el que logré tener cierto público fiel y por el cual conocí a mucha gente copada. Luego, con la madurez, la vida, los golpes, las caídas y levantadas llegó Vdpraxis. El cual sufrió múltiples borradas, hackeos y demás. Pero en el que encontré estabilidad, un par de temas de interés y pulí mi estilo.

Sin VDPRAXIS no hubiese sido posible llegar a escribir en un diario.  Sin más preámbulos, con ustedes, la nota tal cual salió en el diario. Desde ya muchas gracias a todos los lectores, por bancar estos recorridos y leer lo que subo acá.

ROBOTICA Y MECATRONICA EN EL OJO DEL HURACAN POP

robiot

¿Qué hacés, máquina?

La dualidad antológica en torno de la robótica (que es buena, que es mala, que es la salvación, ¡que es la aniquilación!) se reescribe desde que el miedo humano ya no es a la devastación sino al desempleo. ¿Pero hasta dónde se puede rechazar una rama científica que entraña tan alto fetichismo?

Saturno llegó a las góndolas de las jugueterías en la Navidad del ‘92. Era un muñeco simpaticón con un parecido de familia con los robots de los ‘50. Tenía una pantalla incrustada en el pecho que proyectaba imágenes del espacio, funcionaba a pilas, caminaba solo y cuando chocaba contra una pared se daba vuelta y volvía en la dirección opuesta. Cualquier niño que lo vio en acción creyó que era un robot hecho y derecho.

Por la misma época llegó Terminator 2: El día del juicio final. Ningún niño que haya sido expuesto al legendario film por un padre fanático de las películas de acción la olvidó. Entre los varones de 25 y 30 años tiene un estatus mítico. Es difícil olvidar al implacable robot asesino de metal líquido modelo T-1000 de Cyberdine. O esa apertura, con Schwarzenegger en culo entrando a un bar de motoqueros mientras sonaba Bad to the Bone de ZZ Top.

Pero lo que realmente le voló los sesos a esa generación fue la idea de Skynet: un software de defensa que se vuelve consciente de sí a los cinco minutos de ser prendido, y en respuesta a ser apagado desata un apocalipsis nuclear. Los sobrevivientes del holocausto son perseguidos y exterminados por una nueva generación de robots asesinos creados por Skynet. No se dudó un segundo de que el futuro sería así, que se trataría de sobrevivir a una guerra con los robots. John Connor fue el profeta. El éxito y la vigencia de la película se basó en que llevó al público mainstream el temor a ser reemplazado por una tecnología creada por sus propias víctimas.

Desde entonces se impusieron dos miradas sobre la robótica. Una de confianza y otra de desconfianza, los polos entre los cuales oscila el péndulo de la aceptación de la tecnología en la vida humana. La función de los robots se comprende dentro de esos extremos: cooperar con la Humanidad para sortear sus propias limitaciones y construir un mundo mejor o ser los artífices del reemplazo de la especie y sellar la extinción humana.

*****
Un robot es una máquina diseñada para reemplazar tareas humanas que combina elementos mecánicos, electrónicos e informáticos para realizar tareas en forma automática. El robot por excelencia es el brazo mecánico, y no por un capricho sino porque es por lejos el miembro más versátil del cuerpo humano. El brazo tiene articulaciones (cintura, hombro, codo, muñeca y dedos) y cuenta con seis grados de libertad de movimiento: adelante/atrás, arriba/abajo, izquierda/derecha, cabecear (pitch), guiñar (yaw), rodar (roll). Los circuitos electrónicos ejecutan las ordenes del controlador y de los sensores que toman información del ambiente para que el robot sepa dónde está y cómo es el objeto con el cual va a interactuar. El controlador es un microprocesador que corre un software que indica la tarea a realizar. Un robot entonces es una pieza integrada de sensores, circuitos, sistemas de control y mecánica, que permite suplir una tarea humana.

En 1959, los ingenieros yanquis Joseph Engelberger y George Devol fundaron Unimation (acrónimo de Universal Automation Inc.), la primera empresa dedicada a la fabricación de robots. En 1961 instalaron su buque insignia, el Unimate, en la cadena de montaje de General Motors. Ocho años más tarde, General Motors creó la primera planta automatizada del mundo, duplicó la cantidad de autos fabricados por hora y revolucionó la industria automotriz.

Pero el robot inmediatamente se convirtió en objeto de consumo y fetiche pop, y más durante la década del ‘90, con el auge de la televisión por cable y las videocaseteras: Mazinger Z, Grandizer, Voltron y Daltanias acompañaban las tardes de dibujos animados. Estos robots, a diferencia de Terminator, eran la herramienta primordial para garantizar la supervivencia del hombre. Todos estas series pertenecían al género de robots gigantes, en el que los humanos pilotean máquinas de 30 metros para luchar contra monstruos gigantes. Fueron el germen de otro icono generacional, los Power Rangers y su inolvidable Megazord, un robot gigante que se formaba cuando se ensamblaban cinco robots mecánicos con formas de animales prehistóricos.

*****
En otros clásicos noventosos como Los Centuriones o Los Halcones Galácticos, la máquina era una extensión del cuerpo humano o bien funcionaba como armadura y exoesqueleto. Dos películas estrenadas en 2014 como Elysium o Edge of Tomorrow continuaron y actualizaron este legado de hombre integrado a la máquina.

Lo curioso es que este tipo de tecnología ya existe, y hay una rama de la ingeniería, llamada mecatrónica, que se encarga de estudiarla y aplicarla. O es más bien una confluencia de ramas de la ingeniería: la electrónica, la mecánica, el control y el software. Este enfoque sobre la ingeniería se está aplicando para perfeccionar tecnologías ya existentes o desarrollar algunas completamente nuevas. Por caso, Ekso Bionics, una compañía con base en California, vende un exoesqueleto diseñado para que personas con parálisis puedan volver a caminar asistidas. Y hoy en día todos los autos nuevos cuentan con una unidad de control de motor, una CPU cuya función es la de aumentar la eficiencia de consumo de combustible de motores. Pero los desarrollos más flasheros en esta disciplina incluyen a los MEM (Sistemas Micro-Electro-Mecánicos), dispositivos de tamaños que van del milímetro para abajo y, pueden por ejemplo, navegar por el sistema sanguíneo en busca de enfermedades, analizando célula por célula, como el Autobús Mágico.

*****
En el año 2000, otra vez los robots salieron al encuentro en la pantalla chica. Los niños de los ‘90 entraban en la adolescencia, la última curva de la convertibilidad venía jodida, la Alianza tenía mucha más capacidad de ocasionar daño que el temido IDK, y dos productos marcaron el clima apocalíptico de la época. The Matrix era la figurita difícil de los videoclubs; Evangelion era la niña mimada de los chicos suertudos que aparte de tener cable, tenían el canal dedicado a la animación japonesa, Locomotion.

Evangelion transcurre en Neotokyo en 2015. La agencia secreta NERV construye unos “robots” gigantes llamados EVA para pelear contra doce ángeles (que son más o menos monstruos gigantes) que Dios, sí Dios, manda para aniquilar la Humanidad. Los EVA, a su vez, resultan ser unos humanoides gigantes que representan el próxima paso de la evolución humana.

En Matrix, la Humanidad de nuevo es víctima de su propia creación. Luego de la película, salieron unos cortos bajo el nombre de Animatrix. Uno que se destaca es The Second Renaissance, que cuenta cómo los seres humanos y los robots entraron en guerra, luego de que las personas tiranizaran y esclavizaran a las máquinas. Esto termina en una espiral de destrucción mutua que desemboca en la conocida premisa de la película de los Wachowski: la Humanidad no es ni más ni menos que una fuente de energía para las máquinas, que cultivan personas en celdas de líquido amniótico y mediante una realidad virtual compartida, las mantienen dominadas.

Sin embargo, estos dos polos entre los que se plantea el problema son estériles. Si el destino de la robótica es la cooperación total con la Humanidad, entonces no hay problema. Y si por otro lado la única salida es la aniquilación, el dilema es inútil porque no tiene solución. No se puede escapar a un apocalipsis determinado por una inteligencia artificial superior a la humana, estilo Skynet. Por eso, una vez más aparece una tercera posición equidistante: el verdadero problema con el que habrá que lidiar está en el medio de los extremos, y su nombre es “automatización”.

*****
Los términos en los que la ficción especulativa plantea este problema son o bien que la tecnología es buena o bien que es mala. No es posible hacer un juicio de valor sobre esto. Lo único sabido es que la tecnología es irreversible: una vez que se la comienza a utilizar en algún sector de la vida cotidiana, ya no se vuelve atrás.

John Connor no estuvo sólo en su cruzada contra las máquinas. A finales del siglo XVIII, el obrero Ned Ludd entró a la fábrica donde trabajaba y destruyó a martillazo limpio dos máquina que suplantaban el trabajo de varios operarios. Así surgió una tendencia llamada Ludismo, que sostiene que la utilización de tecnología en la industria va a llevar al desempleo masivo.

Los economistas la llamaron Falacia Ludista, porque según ellos la evidencia historia demuestra que los operarios desplazados por las máquinas se convirtieron en operarios de dichas máquinas y a la vez éstas fueron herramientas para aumentar su productividad. Sin embargo, ya se llegó al punto en el que las propias máquinas empiezan a hacer el trabajo sin necesidad de que alguien las opere. Basta pensar, por ejemplo, en el impacto a gran escala en la industria del transporte de un automóvil que se maneje solo, como el que desarrolla Google. U otro ejemplo, un algoritmo que reemplace a los contadores. U otro que lea cosas de Internet, haga copy-paste y reemplace a los redactores y periodistas. ¿Dónde se absorbería esa masa trabajadora?

Crear nuevos trabajos implica más especificidad y más especificidad implica más estudios, pero no todos los sectores pueden acceder a esos niveles de educación. Entonces, la consecuencia serían sociedades en las que la brecha entre ricos y pobres estaría acentuada. Este parece ser el desafío a no tan largo plazo de esta generación: ya no sobrevivir a la aniquilación masiva sino sobrevivir a la obsolescencia, al desempleo.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/no/12-7742-2015-05-07.html

Amazing Stories: Las mejores tapas

Internet es como una gran biblioteca. O como un gran basural. ¿cómo distinguir uno de otro? Bueno, la biblioteca tiene un índice. No es el fin de este post discutir sobre aquello que distingue a una biblioteca de un basural. Sino traer una colección de imágenes que fui juntando a lo largo de una cantidad X de tiempo mientras buceaba por internet.

En este caso son cubiertas de la revista Amazing Stories, la primera publicación periódica dedicada a la Ciencia Ficción. Nació en Estados Unidos en 1926 fue creada y conducida por el editor Hugo Gernsback. En su honor se nombró el premio anual más importante que galardona a los escritores de ciencia ficción el premio “Hugo”. La revista fue una precursora del género PULP y un éxito comercial durante sus primeros años y dio inicio a una saga de revistas de este estilo que ayudaron a convertir al género en mainstream.

Sin más introducción, con ustedes las cubiertas.

thumb_21_amazing_1940_10_morey_a_1024

thumb_24_amazing_1940_12_fuqua_1024 thumb_2026095_1024 thumb_2026097_1024 thumb_2026098_1024 thumb_2026107_1024 thumb_2026110_1024 thumb_2026149_1024 thumb_amaz4902_1024 thumb_Amazing Stories - Call him Colossus_1024 thumb_Amazing Stories (August 1939)_1024 thumb_amazing stories 1_1024 thumb_Amazing Stories Oct 47_1024 thumb_Amazing Stories Vol 1 No 4 Cover by Clarence Doore_1024 thumb_amazing stories_1024 thumb_Amazing_ stories_0_052_1024 thumb_Amazing_Stories_1927_08_1024 thumb_amazing_stories_april_1926_1024 thumb_amazing_stories_july1926_1024 thumb_amazing1_1024 thumb_AmazingStories-Feb42_1024
thumb_amz5006 0001_1024 thumb_AS-1929-07-001_1024 thumb_pulp-ciencia-ficcion-amazing-stories-1947-vol21-5_MLA-F-2754412148_052012_1024 thumb_pulp-ciencia-ficcion-amazing-stories-1947-vol21-6_MLA-F-2751541245_052012_1024 thumb_pulp-ciencia-ficcion-amazing-stories-1950-vol24-2_MLA-F-2751750327_052012_1024 thumb_tumblr_mdsxdrvufK1qei4kso1_1280_1024 thumb_tumblr_mdt0nne9CZ1qei4kso1_1280_1024