August 2015

De como cambié a Jesús por el Mortal Kombat

A los 10 años tomé la primera comunión. Acorde a la fecha aproximada que dicta el manual de la familia católica. La comunión es el evento más importante de la vida del infante católico después del bautismo, porque marca la entrada del niño cristiano a la participación del ritual comunitario de la eucaristía. Para el catolicismo cada domingo, al final de la misa, Jesús vuelve a hacerse presente en la hostia, que mediante un ritual alquímico ejecutado por el sacerdote, deja de ser un cacho de pan y pasa a convertise en la sangre y el cuerpo de Jesús. Mediante este ritual, el sacrificio vicario del hijo de dios cobra actualidad y la salvación vuelve a hacerse presente en la comunidad cristiana. Si partimos de estos axiomas del Dogma católico, podemos deducir que el fiel creyente se morfa un cacho de Jesús. Que según el mismo Dogma es humano y dios en la misma proporción. Así la piedra fundamental del catolicismo es un ritual caníbal y teopófago en partes iguales.

Insectificación

[Este cuento se publicó originalmente en la Revista Velociraptors Vol.3]

I

Buenos Aires sufrió cambios traumáticos en los albores del siglo XXI. Los efectos del calentamiento global hicieron estragos en el clima templado que caracterizó a la ciudad durante los siglos precedentes. El aumento de las temperaturas en verano, el recrudecimiento de los inviernos y el incremento de las lluvias hicieron la vida insoportable. De estos tres factores el último quizá haya sido el más jodido. Para el año 2075 no era raro que lloviera veinte días al mes.

Ciertas partes de la ciudad sucumbieron bajo el agua, en particular las linderas al Río de la Plata. Los habitantes de la metrópolis comenzaron un lento pero sostenido éxodo, hacia otras ciudades más alejadas del mar y menos tropicalizadas, entre ellas Córdoba, Mendoza y San Luis. Pese al éxodo en la ciudad de Buenos Aires no disminuyó su población.