Juguetes

Juguetes piolas y juguetes truchos. Pasion.

Juguetes Vdpraxis

Me gustan los juguetes y los muñecos. Ahora que tengo guita me gusta patinarla en juguetes que perdí cuando era chico o que directamente nunca tuve. Y también me gusta sacarles fotos. LEGO, Playmóvil de piratas y tortugas ninja pican en punta para esta sesión de fotos. También tengo bastante lego truchos, gashapones de los caballeros y  cazafantasmas. Aguanten los juguetes.

Como LEGO evitó la quiebra y construyó un imperio

Desde hace algunos años escribo en VDPRAXIS sobre un vicio que tengo, que es comprar LEGO truchos. Le dediqué algunos posts a Chima, a los Superhéroes tanto de Marvel como de DC e incluso me animé con una review de la versión trucha o bootleg (palabra en inglés que designa a las copias trucha de una marca) de Aragorn del set de El Señor de los Anillos.

Pero a raíz de una nota publicada en el SupleNo de Página/12 por Andrés Valenzuela, un conocido de la casa, me dieron ganas de profundizar en el tema. Esta vez no de los LEGO truchos sino de los originales. Sobre todo por la invitación de Andrés al final del artículo a sumar hipótesis adicionales que expliquen el actual “boom” o Legomania.

Aquaman, Cíclope, Thor

Como ya saben, me fascinan los juguetes truchos. El año pasado, sobretodo hubo una invasión de LEGO truchos desde China. Muchos de ellos super héroes de Marvel o DC, cuando no Tortugas Ninjas o personajes de “El señor de los anillos”. En fin acá una foto de mis tres favoritos: Aquaman, Thor y Cíclope.

Ustedes, amables lectores ¿Tienen predilección por alguno?

trucho_aquaman_LEGO
lego trucho de aquaman
lego trucho de ciclope
lego trucho de ciclope
lego trucho thor
lego trucho thor

 

El señor de los Ladrillos

2014-06-27 21.48.40

En el post anterior, como por arte de magia, o bien obra del destino, la casualidad, la causalidad o la dialéctica(?) dimos con los LEGO truchos. Para mi son una grata sorpresa del neoliberalismo. La relación precio/calidad es muy buena. Son baratos y de calidad respetable. Claramente no es la misma de un LEGO. Si bien les falta la terminación de un LEGO tampoco cuestan lo que un LEGO. Se pierde algo y se gana algo. El ciclo de la vida(?).

En el post anterior hablamos del knock-off de Chima el universo LEGO que mezcla magia con mitología del oriente. Una garompa conceptual pero con figuras re piolas. Esta vez es el turno de una franquicia enorme: El señor de los anillos. Así es, la mismísima saga de J.R.R Tolkien llevada al cine por Peter Jackson tiene su propia linea de LEGO truchos. La vida es hermosa.

Los chinos no tienen respeto por nada ni por nadie. Todo lo que pueda ser víctima de la ingeniería inversa y ser convertido en una matriz para producir en masa lo será. Pero no estoy para analizar los procesos productivos de los chinos.

Hablemos de lo importantes: Juguetes truchos.

El Señor de Los Anillos tiene su propio knock-off trucho. Como los chinos no son boludos a este sí le pusieron el nombre original. Mi corazón de fanboy no resistió y obviamente me compré a Aragorn. Los que leímos la saga y alguna vez nos pusimos cascos de papel maché en la cabeza (viva el cosplay) sabemos que pese a la interpretación diletante de Viggo Mortensen, el rey de Gondor es un capo de la vida. Acá va un intento de análisis con puntuación y todo.

2014-06-27 21.50.56

Packaging: Muy Bien.

Detalles: El packaging tiene un espacio con las instrucciones para armar al muñeco, que casualmente están bien hechas. Además tiene imágenes del resto de la colección que la forman:  Merry, Pipin, Sam, Frodo,  Gandalf, Radagast, Saruman y Aragorn.

Personaje: Muy bien.

Detalles: El muñeco en sí está genial. Salvo por la calidad del plástico que se nota chino, el resto está bárbaro. Ah y se parece a Caruso Lombardi en plena lucha por mantener su equipo en primera. Sí, mirenló bien de cerca y van a ver que se parece. Además viene con una espada, una replica del anillo único, un arco con flechas y una base para poner todo.

Extras: Bien.

Detalles: Lo de siempre. Unas cartas sin instrucciones. Ojo, se puede jugar el modo “clásico” estilo Cromy de comparar la puntuación de cada habilidad y gana el de mayor puntaje. Creo que nunca nadie jugaría, pero no sabemos. La calidad y la impresión son buenas.

Mención especial:  A pesar de que seguramente salgan todos los jueguetes del mismo lugar cada tanda tiene una marca distinta. Todas con obvias referencias a Lego. Logo de letras amarillas con fondo rojo. En este caso es LELE. Por favor mandémosle un Martín Fierro(?) al responsable.

¿Dónde Conseguirlo?:  En el kiosco de diarios en Cabildo y Juramento, sobre Cabildo mano a General Paz. Son varios los kioscos de diarios que se están convirtiendo en puntos de venta de muñecos truchos. El gashapon de Seiya con la armadura de sagitario que inauguró esta sección también lo conseguí en un kiosco. Bancamos a pleno este proceso.

¿Cuanto?: $35 pesos. Año 2014. Algo así como el precio de dos alfajores(?). Sin duda el precio es la frutilla del postre. $10 pesos más barato de lo que sale en mercado libre.

2014-06-27 21.51.12

 

Lo que aprendí de la vida con los Toxic Crusaders

En la vida aprendemos cosas. Es nuestra principal característica como humanos. Aprender nos ayudó a sobrevivir en un entorno hostil. Eso cambió. Le dimos forma al mundo y ahora aprendemos otras cosas, que también nos ayudan a sobrevivir. Pero de otra manera. Antes teníamos que evitar ser morfados por un tigre dientes de sable y ahora tenemos que evitar morir aplastados por un tren.

Yo de chico aprendí algo que quisiera compartirles. Corría algún año entre el 95-96. Yo tenía 9 o 10 años. En la casa de mi amigo el cabezón, siempre estaban los muñecos más nuevos. El cabezón tenía la capacidad de cuidarlos a todos muy bien y por lo tanto tenía un batallón enorme de comuñes articulados. De todos los juguetes que había por entonces, los muñecos, para mí eran lo mejor.

La mayoría de las figuras de acción (como también se llama a los muñecos) estaban inspirados en series de televisión o películas. Un breve repaso nos hará dar cuenta de esto. Piensen en He-Man, Las tortugas Ninja, Los Thundercats, Los halcones galácticos, etc.

¿Que tenían en común todas esas series?

playmates_toxic_crusaders_junkyard_2

Que vendían muñecos a mansalva. Dicen los que saben que esta dinámica de serie + Merchandising nació con Star Wars. Que George Lucas negoció con el estudio que produjo Star Wars para quedarse con los derechos para hacer los muñecos. El estudio accedió pensando que era algo totalmente secundario.

¿Como termina la historia? Bueno como todo lo que implica a George Lucas. Toneladas de Guita. El negocio de los muñecos de Star Wars no fue la excepción. Y como todo éxito, inauguró una tradición. Queda para investigar como ya los nerds fanes de SW en los 70 inventaron un mercado que no existía, el de las figuras de acción. Y como lo siguen haciendo. Pero no es nuestro tema.

Como decía, estaba en lo de mi amigo el cabezón y me encontré con un muñeco, que entre todos los que había, me llamó la atención. Va, me voló la peluca. El muñeco en cuestión era Junkyard, el perro marginal de la serie animada The Toxic Crusaders. The toxic Crusaders fue una serie animada bastante fallida (sólo tuvo 13 episodios) producida por Marvel, pero basada en la película original The Toxic Avenger, un clásico absoluto del cine clase B, dirigida y producida por el mítico Lloyd Kaufman con su ya clásico estudio, Troma. Troma, The Toxic Avenger y Lloyd Kaufman merecen todo otro post aparte. Pero no es el tema del post.

playmates_toxic_crusaders_junkyard_pack_back

Como decía, Junkyard me voló la cabeza. El concepto del perro con la lengua afuera, los colores y la calidad realmente muy buena del muñeco me hicieron amarlo al instante. Mi coranzoncito nerd no pudo resistirse. Lo quería. Lo necesitaba.

Así fue como en cada paseo con mi familia, lograba meterme en la juguetería y me sumergía en las góndolas abarrotadas, buscando a mi perrito mutante. No aparecía. Recorrí todas las jugueterías del barrio que conocía, aprovechando las salidas familiares. Pero nada.

Como es común en la vida de los niños, o por lo menos en la mía lo fue, a las dos semanas de pasado el incidente, sin noticias del perro y seguro que con algo nuevo en la mente distrayéndome me olvidé del asunto.

Al tiempo, mi abuela me llevó a pasear. Cosa rara porque casi siempre sacaba de paseo a mi hermana. Me llevó a unos fichines que estaban en la galería Parque Shopping, ahí en cuenca y simbrón, pleno villa del parque. Lugar conocido en el barrio como el shopping viejo. Era una galería estilo la Bond, con tres pisos, pero con locales que eran un pijazo en contra. Años después sería escenario de torneos de Magic. Pero por entonces la única atracción para niños eran unos fichines. Jugué un rato, hasta que de refilón vi que había una juguetería, chica, escondida en un recoveco. Le pedí permiso a mi abuela y fui hasta la juguetería.

playmates_toxic_crusaders_junkyard_

Y casi como si fuese una película, ahí colgando de uno de los ganchos, estaba el perro, junkyard. Nuevito. 0km. Lo vi, lo agarré y pregunté el precio. Era chistosamente barato. Creo que salía algo así como $8 pesos. Igual en ese momento, &8 pesos eran mucha guita. Más para uno que era niño y no tenía acceso directo a la tarasca. En ese momento me dio pudor pedirle a mi abuela que me lo compre. Me parecía fuera de lugar, considerando que me había traído de paseo. Puse al muñeco en su lugar, pero lo puse atrás de otros muñecos, como para “esconderlo”.

Volví a mi casa y durante toda esa semana, empecé una campaña de ahorro. La estrategia era sencilla evitaba gastar mucho en los recreos del colegio para juntar la guita. Lo que me ahorraba iba derecho al fondo para comprar al perro tóxico. Tardé algo así como 15 días en lograr juntar la plata. Al tiempo salimos a pasear con mi vieja y pasamos por la galería. Le comenté que había un muñeco que me gustaba y que tenía la plata para comprarlo. Entré a la galería. Subí rápido las escaleras. Entré a la juguetería. Fui a los estantes.

No estaba. Después de eso, no lo volví a ver en ninguna juguetería más.

Ese día aprendí que a veces pese a lo mucho que uno desea algo, y al trabajo que hace para conseguirlo, no siempre lo alcanza. El azar hace lo suyo. No me preocupé. Pensé que bueno, que está bien, que no siempre los deseos se cumplen. Y me lo enseñó Toxic Crusaders.

playmates_toxic_crusaders_all

[UPDATE] 01-03-16

El fin de semana pasado y tras 18 años del incidente que describí arriba, en un puesto de juguetes viejos, en el parque centenario, encontré a Junkyard. Me lo compré y cierro un círculo de casi dos décadas. La vida es lo más.

SUBUTTEO: Explorando las ruinas de los años 90

   subutteo_wc_94_inside

¿Se acuerdan del SUBUTTEO? ¿NO?. Yo tampoco. Así como nuestra infancia estuvo llena de productos culturales, videojuegos y juguetes realmente memorables, hubo otros que murieron en el olvido.

Por cada juego, serie , jueguete o película convertidos hoy en íconos de la cultura pop como “Super Mario Bros”, ” Sonic the Hedgehog “, las Ninja Tortugas Mutantes Adolescentes y demás, hubo también, toneladas de basura que murieron en el olvido.

La memoria, selectiva, sólo recuerda aquellas cosas que nos hicieron felices de alguna manera y lo que no, bueno, lo que no queda tirado en alguna parte del cerebro de difícil acceso. Alfred Hitchcock decía que el cine es como la vida pero sin las partes aburridas. Para mi la memoria es similar, sólo nos acordamos de las cosas que nos hicieron felices, o al menos, nos divertían.

Pero siempre hay un error en la matrix.

Vaya uno a saber por que mierda el otro día me levanté recordando un juego que ma habían regalado cuando era chico. El juego en cuestión era una especie de “fútbol de mesa” del cual no recordaba el nombre sólo que yo tenía la edición especial del Mundial 94. Sólo me acordaba de la caja. Si de un juego uno lo primero que recuerda es la caja, bueno, eso habla un poco de lo choto que debería ser.

La mano viene así. Estábamos cerca de navidad. No recuerdo si era el año 94, o el 95. Mi hermana ya había convencido a mis viejos que le regalasen una de esas muñecas tipo barbie pero que medían 1,50. La rosaura o algo así se llamaba. Era una cosa escalofriante. Un muñeco que parecía un niño. No sé a que mente perversa se le podía ocurrir semejante cagada de juguete. Recuerdo también una vez en casa, siempre que podía (y a escondidas de mi hermana mayor) la cagaba a trompadas.

Subbuteo_USA-94-Boxed-Set

Y no, no estaba sublimando una tendencia violenta con el género femenino, simplemente estaba expresando mi miedo, a tener una (nueva) hermana de plástico.

Cuestión que yo aún no tenía muy decidido el regalo. Pero seguro que me habían preguntado por algo y yo les había contado a mis viejos de un juego que tenía un amigo. Era como una cancha de fútbol de plástico, con jugadores y todo. Con unos botones antrás del arco uno movía al jugador para que le pegue a una pelota. Todo cerrado por una burbuja de acrílico. Cuestión que uno iba apretando los botones y cada tanto se podía hacer un gol.

Ya pueden ver lo mal que lo estoy explicando ahora, imagínense lo mal que se los expliqué a mis progenitores cuando tenía 8-9 años.

Con esta escasa cantidad de información y errática descripción es como mis padres llegaron al Subbutteo, vícitmas de un juguetero inescrupuloso que vió en estos dos desorientados adultos, la chance para sacarse de encima el perno que tenía en sus estantes desde hace algún tiempo.

El Subbuteo era un juego de mesa, pero de fútbol. Una especie de simulador de fúbtol analógico y de mesa. Pobre, el futuro comercial estaba condenado al caer en un país dónde el Metegol era amo y señor. No sé si alguno de ustedes lo recordará o no. Si se lo olvidaron, bien por ustedes, no desentierren jamás ese recuerdo. No vale la pena.

usa-94-away-action

Venía con una felpa verde de 1m X 1m con el dibujo de una cancha, 22 jugadores, arcos y un par de pelotas. Los jugadores venían con una base con forma de semi-esfera. El chiste era pegarle a los jugadores con las puntas de los dedos para moverlos y así pegarle a la pelota. El juego era un embole.

  • Primero y principal que la felpa en la que se jugaba tenía que estar en una mesa plana para que no tenga arrugas, sino la “cancha” dónde jugabas parecía un estadio chileno después del terremoto(?). Esto era una pinga porque en mi casa la única mesa que había era redonda y la felpa no entraba ni en joda.
  • Segundo, todas las instrucciones del juego estaban en inglés. Por entonces la única que hablaba inglés en mi casa era mi vieja y creo que lo tenía un poco oxidado porque me leyó cualquier mierda.  Osea que encima, no sabía las reglas del juego.
  • Tercero, yo el único niño que tenía cerca era mi hermana y ni en pedo iba a jugar a un juego que simulaba ser fútbol. Osea que al Subutteo de mierda tenía que jugar sólo.
  • Cuarto, lo muñecos eran bastante frágiles y yo, bastante bruto. Lo cual al cabo de un tiempo desembocó en que medio equipo sólo fuesen una base con dos pies. El resto del jugador estaba en el banco de suplentes.

Así fué como el Subbuteo se convirtió en uno de esos regalos fallidos con el cual uno nunca pudo divertirse. Un jueguete aburrido en el cuarto de un niño, tiene poco futuro. Así es como la pomposa caja se fué derecho al fondo del baúl de los juguetes. Luego de unos meses sólo usaba la felpa que oficiaba de cancha como campo de batalla para diferentes guerras entre muñecos articulados.

Un año depués el SEGA llegó a mi vida(?) y junto con el el FIFA 96 y al poco tiempo, el para nada querido Subutteo sucumbió al olvido.

PD: Parece que el juego es muy popular en el Reino Unido y Europa. Obvio, en dónde mierda sino puede funcionar semejante embole. Les dejo un par de video para que vean la emoción rutilante de jugarlo.

Ghima es Chima pero de china

juguete trucho lego
juguete trucho lego

Se acerca navidad. Hay niños ansiosos de regalos por doquier. Las jugueterías tiene precios que hacen sangrar hasta los culos más herméticos. Pero que no cunda el pánico, existe un maravilloso mundo para explorar. El mundo de los juguetes truchos.

Después de la primer incursión en el once en búsqueda de muñecos truchos,  la semana  que terminó largué mi segunda expedición. Careció de rigor alguno y fue más bien un vistazo a vuelo de pájaro por los estantes de los comerciantes que todo lo venden, al por mayor, en balvanera.

La moda manda. La mayoría de lo que encontré por la calle Paso, Larrea o Mitre fueron los muñecos de los Avengers.

Muñecos que en vez de ser truchos son directamente una garcha. Son feos, están mal pintados y son caros. Cada muñeco está $50 pesos.  La calidad es bajísima.  El plástico parace derretido con fósforos. Thor tiene cara de Oggi Junco.  Las rayas del traje del  Capitán América parece que las pintó un ciego con parkinson y el color verde de Hulk tiene un tono tirando a diarrea hepática.  Quién regale un juguete así puede estar completamente seguro que se ganará el odio del niño que lo reciba.

Seguramente ustedes pensarán, este tipo es un pelotudo, ¿porqué insiste en  quejarse de los muñecos truchos si en definitiva son eso, truchos?. Veamos: Lo que busco son excepciones a la regla. Artículos que sean truchos, es decir que se hagan sin licencia de los propietarios de la marca, pero que no sean absolutamente berretas.

Las tres B del pueblo de israel: bueno, bonito, barato.

Que la calidad sea decente en correspondencia con el precio. Es difícil, pero se puede. Como mi aventura en Balvanera no prosperó decidí desplazarme hasta el segundo mejor lugar de buenos aires para encontrar juguetes flojitos de papeles. Barrio chino.

eris2

Mao cumple, Confusio dignifica.

Al toque de llegar me metí en el bazar multiuso(?) de arribeños, de esos que pueblan el barrio, lleno de gansadas chinas imposibles de resistir a los que padecemos de bolsillo fácil.  Entre ellos estaban los obligados Avengers que poco saben de fronteras barriales a correspondientes $50 pesos.

Pero al lado, un poco escondidos pero mucho más piola encontré los Ghima. Versión trucha de la nueva serie de LEGO, titulada Chima. Cualquier semejanza con china es pura coincidencia. Ghima sigue la linea histórica de Gari Bobins, el Pato Ronald y el ratón miguelito. Es un calco absoluto pero con otro nombre. A favor: tiene un calidad que se destaca.

En esta ocasión me compré al personaje ERIS que es como un aguilucho con un báculo de poder. Viva el metal. Hay un par más que parece son los amigos del aguilucho. El pack incluye: Muñeqiuto de ERIS, una moto-trompo bastante piola y cinco cartas tipo Magic  para jugar contra contrincantes. Una chineada absoluta digna de la cual el propio Mao estaría orgulloso. Milagrosamente todas las pieza encajan, el plástico es bueno y LA MOTO-TROMPO FUNCIONA. Pronto subiré algún video.  Precio imbatible: $48 pesos.

moto-trompo

Este caso demuestra que, los chinos tiene sobrada capacidad para reproducir con buena calidad juguetes a buen precio. Ojalá algún día se aviven y larguen su propia línea de bloques. Ahí sí tendrán mi eterna devoción.

Ghima es la posta de los juguetes truchos para esta navidad. Ya saben, si andan cortos de guita y tienen un sobrinillo, o un par de críos que les cocinan los huevos con regalos, no se pierdan esta ganga del barrio chino.

Caballeros del Bootleg

Juguetes truchos saint seiya
Juguetes truchos saint seiya

Como no podía ser de otra manera, once también es el paraíso del bootleg, o dicho en criollo, las cosas truchas. Fiel al espíritu de balvanera, hay para todos los gustos. Desde reproductores de bluray marca Cachimba hasta muñecos de los  Avengers pasando por merchandising de Violetta.  El viernes, por fin decidí empezar a comprar lo que me pareciese menos pedorro y me llamase la atención. Bah, “menos pedorro”, como mejor hecho. O que simplemente tenga algo de atractivo.

Así es que en el puesto de diarios que está en Pueyrredon y Bartolomé Mitre, de la mano de en frente de la plaza, me compré este gashapon trucho de Seiya, con armadura de sagitario, por $30 pesos.  A mi me pareción bastante bastante digno(?) y a buen precio. No sé a ustedes.

Pronto estaré subiendo más cosas de material trucho que vaya comprando.

Acepto sus críticas y opiniones.

PD: No puedo parar de decir trucho, trucho trucho, trucho. TRUCHO. T-R-U-C-H-O.

LEGO Breaking Bad

lego_breaking_bad
lego breaking bad

En este mundo (pos)moderno, hay gente que hace de todo.

Tal es el caso de lo capos de Citizen Brick que se dedican exclusivamente a la customización de LEGO. Cosas que sólo pueden pasar en países del primer mundo(?), como los trenes que llegan a horario y funcionarios que no se quedan con la guita de los jubilados. Posta que es jodido de entender que alguien pueda de alguna forma (profesional o amateur) dedicarse a vender LEGO tuneados.

Es lo mejor desde la bomba atómica(?).Lo que hacen los tipos, es sencillamente comprar LEGO y después tunearlos a gusto. Es un trabajo increíble. Realmente.

lego_breaking_bad_08

La cuestión es que estos pibes tiene varios modeles de cosas y en tono a la última fanatización global con Breaking Bad, sacaron un SET con los personajes de la serie y el laboratoria de Crystal-Meth. Pese a que yo no ví más de 3 capítulos de la serie, todo lo que sea referido a LEGO me resulta mucho más que simpático.Lo copado de estos tipos es que se animan a romper con el aura infantil de LEGO. Son para un público adulto o similar. Lo cual los hace doblemente increíbles.

Por ejemplo, militares alemanes de la segunda guerra mundial, cantantes de black metal o accesorios para que los LegoMen(?) fumen marihuana. En fin, con ustedes los LEGO de Breaking Bad autoría de la gente de Citizen Brick.

lego_breaking_bad_01 lego_breaking_bad_02

lego_breaking_bad_05

lego_breaking_bad_06

legobreakingbad09lego_breaking_bad_03

El hijo de Steve Irwin y Hulk

juguete trucho steve irwin
juguete trucho steve irwin

Bueno, como dicen por ahí, una imagen vale más que mil palabras. Paseando por las calles de Santiago de chile, y podríamos suponer obra del neoliberalismo globalizante(?) me encontré con esta hermosa Action Figure, o muñeco de acción, que parece, si mi visión no me falla, ser el hijo cocainómano de Steve Irwin y el increíble Hulk. Muero por conocer al resto de los muñecos de la serie.

Dios bendiga China.

Marvel tranquilamente podría editar una saga que se titule: The son of irwin y Hulk.

Steve y Hulk tuvieron a su hijo justo después de que termina World War Hulk. Luego de una noche de milonga,Hulk, se garcha al cadáver del fallecido steve irwin y dado que sus espermas estaban cargados con rayos gama, Irwin resucita hasta que logra parir al niño para luego morir de nuevo.

Ahí se ven.