Tecnología

VIGILAR Y RETUITEAR

RQ-4 Global Hawk
Entre los cuadricópteros voyeuristas, las cámaras de control vial y el mineo de información en redes sociales se está generando un big data de imágenes y videos que pese a sus dimensiones parece no haber llegado para prevenir y resolver sino para mediatizar el delito y registrar el pensamiento para negocio de los empresarios, campaña de los políticos, poder de las corporaciones y paranoia de los usuarios.

Snowden y Civil War

1

El ciberpunk imaginó, en los ochenta, un futuro dónde las fronteras entre estado y corporaciones son difusas o directamente no existen. Dónde las fronteras entre el ser humano y la máquina son difíciles de determinar. Dónde el acceso total a la información mediante una red global a la cual cada individuo está conectado es constitutiva de ese mundo. Dónde la división entre terrorismo y hackers no existe. Un mundo difuso dónde la tecnología y el ser humano forman una unidad simbiótica que redefine los límites de ambas dando paso a un nuevo nivel de la cultura humana.

Pese a ser la visión de un futuro de ficción especulativo, el ciberpunk, resuena como una predicción sobre un futuro posible e inmediato al cual nos acercamos a toda velocidad. Pensemos por un segundo los ribetes del caso Wikileaks. Chelsea Maning, un marine norteamericano transgénero, filtra 91.731 cables secretos del ejército norteamericano sobre la guerra de Irak y Afganistán y los pone a disposición de cualquiera con una conexión a internet. Podría ser el argumento de una secuela de Ghost in the Shell. 

China en el ojo del huracán robótico

Duerr_window_glueing_with_Robot_EcoRS_Fiat

Según leemos en el portal de noticias people.cn, en la provincia de Guangdong, en el sur de China se está construyendo la primera fábrica zero-labor, algo así como la primer industria sin mano de obra humana. Para las autoridades locales este es el primer paso de una estrategia de fuerte impulso a la construcción de lineas de ensamblaje completamente robóticas.

La empresa responsable de esta fábrica, Everwin Precision Technology Ltd., tiene como objetivo instalar en su planta 1000 robots en total de los cuales ya instaló unos 100. Chen Qixing CEO de la companía informó que si bien se llama a esta nueva modalidad zero-labor esto no implica una fábrica sin empleados humanos. Lo que quiere decir es que una fábrica normal de este tamaño necesitaría una mano de obra de 2000 personas para funcionar, pero, con la robotización no necesitará más de 200 empleado. Dichos operarios realizarán trabajos de soporte y control de software.

¿Es posible una guerra nuclear?

[DISCLAIMER: Este artículo se publicó originalmente en Velociraptors Vol.5]

¿Alguna vez la humanidad estuvo cerca de un holocausto termonuclear o esa posibilidad simplemente perteneció al reino de la ficción? Herr direktor analiza la Guerra Fría explicando las doctrinas que la sustentaron y contabilizando los ítems del arsenal apocalíptico que nos tuvo con el culo contra la pared.

“Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón. El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está. Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.”

Apocalipsis 16:17 -18

Vdpraxis llegó al Suple NO

Después de muchos años de escribir en blogs y revistas propias, me llegó el turno de publicar en un diario. Hace cosa de 15 días salió mi primera nota en un medio importante. El suplemento NO de página 12. Yo entiendo esto como la coronación de un proceso que empezó hace muchos años. Si tuviese que poner una fecha sería en el 2007. Ahí empezé con la movida de los blogs. Primero armamos uno con unos amigos sobre la Wirra. La wirra era una bebida 70% birra 30% wiskhy que tomábamos los fines de semana para estimularnos. Y claro que nos estimulaba, pero hacia la violencia. Luego de ingerir dos o tres de éstas, salíamos a vandalizar el barrio. A ese blog subía algunas crónicas etílicas de nuestras noches de violencia callejera y adolescencia efervescente.

Luego vino “Listen to sor Juana” un blog de música inspirado en el mítico Stay Free. Luego ese primer blog mutó en ProjectoVDP. Una mezcla de crítica de discos y música para descargar, reflexiones pelotudas y noticias sobre bandas de rock. Fue el primer blog con el que logré tener cierto público fiel y por el cual conocí a mucha gente copada. Luego, con la madurez, la vida, los golpes, las caídas y levantadas llegó Vdpraxis. El cual sufrió múltiples borradas, hackeos y demás. Pero en el que encontré estabilidad, un par de temas de interés y pulí mi estilo.

Sin VDPRAXIS no hubiese sido posible llegar a escribir en un diario.  Sin más preámbulos, con ustedes, la nota tal cual salió en el diario. Desde ya muchas gracias a todos los lectores, por bancar estos recorridos y leer lo que subo acá.

ROBOTICA Y MECATRONICA EN EL OJO DEL HURACAN POP

robiot

¿Qué hacés, máquina?

La dualidad antológica en torno de la robótica (que es buena, que es mala, que es la salvación, ¡que es la aniquilación!) se reescribe desde que el miedo humano ya no es a la devastación sino al desempleo. ¿Pero hasta dónde se puede rechazar una rama científica que entraña tan alto fetichismo?

Saturno llegó a las góndolas de las jugueterías en la Navidad del ‘92. Era un muñeco simpaticón con un parecido de familia con los robots de los ‘50. Tenía una pantalla incrustada en el pecho que proyectaba imágenes del espacio, funcionaba a pilas, caminaba solo y cuando chocaba contra una pared se daba vuelta y volvía en la dirección opuesta. Cualquier niño que lo vio en acción creyó que era un robot hecho y derecho.

Por la misma época llegó Terminator 2: El día del juicio final. Ningún niño que haya sido expuesto al legendario film por un padre fanático de las películas de acción la olvidó. Entre los varones de 25 y 30 años tiene un estatus mítico. Es difícil olvidar al implacable robot asesino de metal líquido modelo T-1000 de Cyberdine. O esa apertura, con Schwarzenegger en culo entrando a un bar de motoqueros mientras sonaba Bad to the Bone de ZZ Top.

Pero lo que realmente le voló los sesos a esa generación fue la idea de Skynet: un software de defensa que se vuelve consciente de sí a los cinco minutos de ser prendido, y en respuesta a ser apagado desata un apocalipsis nuclear. Los sobrevivientes del holocausto son perseguidos y exterminados por una nueva generación de robots asesinos creados por Skynet. No se dudó un segundo de que el futuro sería así, que se trataría de sobrevivir a una guerra con los robots. John Connor fue el profeta. El éxito y la vigencia de la película se basó en que llevó al público mainstream el temor a ser reemplazado por una tecnología creada por sus propias víctimas.

Desde entonces se impusieron dos miradas sobre la robótica. Una de confianza y otra de desconfianza, los polos entre los cuales oscila el péndulo de la aceptación de la tecnología en la vida humana. La función de los robots se comprende dentro de esos extremos: cooperar con la Humanidad para sortear sus propias limitaciones y construir un mundo mejor o ser los artífices del reemplazo de la especie y sellar la extinción humana.

*****
Un robot es una máquina diseñada para reemplazar tareas humanas que combina elementos mecánicos, electrónicos e informáticos para realizar tareas en forma automática. El robot por excelencia es el brazo mecánico, y no por un capricho sino porque es por lejos el miembro más versátil del cuerpo humano. El brazo tiene articulaciones (cintura, hombro, codo, muñeca y dedos) y cuenta con seis grados de libertad de movimiento: adelante/atrás, arriba/abajo, izquierda/derecha, cabecear (pitch), guiñar (yaw), rodar (roll). Los circuitos electrónicos ejecutan las ordenes del controlador y de los sensores que toman información del ambiente para que el robot sepa dónde está y cómo es el objeto con el cual va a interactuar. El controlador es un microprocesador que corre un software que indica la tarea a realizar. Un robot entonces es una pieza integrada de sensores, circuitos, sistemas de control y mecánica, que permite suplir una tarea humana.

En 1959, los ingenieros yanquis Joseph Engelberger y George Devol fundaron Unimation (acrónimo de Universal Automation Inc.), la primera empresa dedicada a la fabricación de robots. En 1961 instalaron su buque insignia, el Unimate, en la cadena de montaje de General Motors. Ocho años más tarde, General Motors creó la primera planta automatizada del mundo, duplicó la cantidad de autos fabricados por hora y revolucionó la industria automotriz.

Pero el robot inmediatamente se convirtió en objeto de consumo y fetiche pop, y más durante la década del ‘90, con el auge de la televisión por cable y las videocaseteras: Mazinger Z, Grandizer, Voltron y Daltanias acompañaban las tardes de dibujos animados. Estos robots, a diferencia de Terminator, eran la herramienta primordial para garantizar la supervivencia del hombre. Todos estas series pertenecían al género de robots gigantes, en el que los humanos pilotean máquinas de 30 metros para luchar contra monstruos gigantes. Fueron el germen de otro icono generacional, los Power Rangers y su inolvidable Megazord, un robot gigante que se formaba cuando se ensamblaban cinco robots mecánicos con formas de animales prehistóricos.

*****
En otros clásicos noventosos como Los Centuriones o Los Halcones Galácticos, la máquina era una extensión del cuerpo humano o bien funcionaba como armadura y exoesqueleto. Dos películas estrenadas en 2014 como Elysium o Edge of Tomorrow continuaron y actualizaron este legado de hombre integrado a la máquina.

Lo curioso es que este tipo de tecnología ya existe, y hay una rama de la ingeniería, llamada mecatrónica, que se encarga de estudiarla y aplicarla. O es más bien una confluencia de ramas de la ingeniería: la electrónica, la mecánica, el control y el software. Este enfoque sobre la ingeniería se está aplicando para perfeccionar tecnologías ya existentes o desarrollar algunas completamente nuevas. Por caso, Ekso Bionics, una compañía con base en California, vende un exoesqueleto diseñado para que personas con parálisis puedan volver a caminar asistidas. Y hoy en día todos los autos nuevos cuentan con una unidad de control de motor, una CPU cuya función es la de aumentar la eficiencia de consumo de combustible de motores. Pero los desarrollos más flasheros en esta disciplina incluyen a los MEM (Sistemas Micro-Electro-Mecánicos), dispositivos de tamaños que van del milímetro para abajo y, pueden por ejemplo, navegar por el sistema sanguíneo en busca de enfermedades, analizando célula por célula, como el Autobús Mágico.

*****
En el año 2000, otra vez los robots salieron al encuentro en la pantalla chica. Los niños de los ‘90 entraban en la adolescencia, la última curva de la convertibilidad venía jodida, la Alianza tenía mucha más capacidad de ocasionar daño que el temido IDK, y dos productos marcaron el clima apocalíptico de la época. The Matrix era la figurita difícil de los videoclubs; Evangelion era la niña mimada de los chicos suertudos que aparte de tener cable, tenían el canal dedicado a la animación japonesa, Locomotion.

Evangelion transcurre en Neotokyo en 2015. La agencia secreta NERV construye unos “robots” gigantes llamados EVA para pelear contra doce ángeles (que son más o menos monstruos gigantes) que Dios, sí Dios, manda para aniquilar la Humanidad. Los EVA, a su vez, resultan ser unos humanoides gigantes que representan el próxima paso de la evolución humana.

En Matrix, la Humanidad de nuevo es víctima de su propia creación. Luego de la película, salieron unos cortos bajo el nombre de Animatrix. Uno que se destaca es The Second Renaissance, que cuenta cómo los seres humanos y los robots entraron en guerra, luego de que las personas tiranizaran y esclavizaran a las máquinas. Esto termina en una espiral de destrucción mutua que desemboca en la conocida premisa de la película de los Wachowski: la Humanidad no es ni más ni menos que una fuente de energía para las máquinas, que cultivan personas en celdas de líquido amniótico y mediante una realidad virtual compartida, las mantienen dominadas.

Sin embargo, estos dos polos entre los que se plantea el problema son estériles. Si el destino de la robótica es la cooperación total con la Humanidad, entonces no hay problema. Y si por otro lado la única salida es la aniquilación, el dilema es inútil porque no tiene solución. No se puede escapar a un apocalipsis determinado por una inteligencia artificial superior a la humana, estilo Skynet. Por eso, una vez más aparece una tercera posición equidistante: el verdadero problema con el que habrá que lidiar está en el medio de los extremos, y su nombre es “automatización”.

*****
Los términos en los que la ficción especulativa plantea este problema son o bien que la tecnología es buena o bien que es mala. No es posible hacer un juicio de valor sobre esto. Lo único sabido es que la tecnología es irreversible: una vez que se la comienza a utilizar en algún sector de la vida cotidiana, ya no se vuelve atrás.

John Connor no estuvo sólo en su cruzada contra las máquinas. A finales del siglo XVIII, el obrero Ned Ludd entró a la fábrica donde trabajaba y destruyó a martillazo limpio dos máquina que suplantaban el trabajo de varios operarios. Así surgió una tendencia llamada Ludismo, que sostiene que la utilización de tecnología en la industria va a llevar al desempleo masivo.

Los economistas la llamaron Falacia Ludista, porque según ellos la evidencia historia demuestra que los operarios desplazados por las máquinas se convirtieron en operarios de dichas máquinas y a la vez éstas fueron herramientas para aumentar su productividad. Sin embargo, ya se llegó al punto en el que las propias máquinas empiezan a hacer el trabajo sin necesidad de que alguien las opere. Basta pensar, por ejemplo, en el impacto a gran escala en la industria del transporte de un automóvil que se maneje solo, como el que desarrolla Google. U otro ejemplo, un algoritmo que reemplace a los contadores. U otro que lea cosas de Internet, haga copy-paste y reemplace a los redactores y periodistas. ¿Dónde se absorbería esa masa trabajadora?

Crear nuevos trabajos implica más especificidad y más especificidad implica más estudios, pero no todos los sectores pueden acceder a esos niveles de educación. Entonces, la consecuencia serían sociedades en las que la brecha entre ricos y pobres estaría acentuada. Este parece ser el desafío a no tan largo plazo de esta generación: ya no sobrevivir a la aniquilación masiva sino sobrevivir a la obsolescencia, al desempleo.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/no/12-7742-2015-05-07.html

¿Cuando carajo vamos a Marte?

La llegada del Mars Curiosity Rover a Marte puso en relieve una pregunta casi olvidada por la opinión pública o bien relegada a los libros de Cienca Ficción ¿Cuándo pisará el hombre suelo marciano? Desde el 20 de junio de 1969 cuando Neil Armstrong pisó la luna, la pregunta comenzó a sonar. Era el paso lógico en la exploración espacial. Pero la primera palabra de la pregunta constituye el enigma principal ¿Cuándo vamos a pisar Marte?

Los restos más antiguos que tenemos de Homo Sapiens Sapiens tienen 195.000 años. Años más, años menos, son los que tardó la humanidad como especie en poner un tipo en la Luna. Desde esta perspectiva la diferencia entre poner un humano en la Luna y poner un tipo en Marte es minúscula. Pero vista desde la perspectiva de la longitud de una vida humana promedio es mucho tiempo.

marsglobe_viking_960

La llegada del hombre a Marte constituirá un elemento disruptivo en la historia de la humanidad. Pasaríamos de ser una especie que conoció un sólo planeta a una especie “bi-planetaria” si se quiere. Luego si Marte se puede constituir en territorio habitable es otra historia. Otra historia muy distinta. Pero llegar marcaría para siempre el destino de la humanidad toda y abriría un horizonte a la especie completamente nuevo. La posibilidad, remota, pero la posibilidad, de transportar la vida humana a otro planeta.

Vayamos a los hechos. Veamos si podemos responder la pregunta. ¿Cómo y cuándo el hombre pisará Marte?

Indefectiblemente tanto por una cuestión histórica como de perspectiva a futuro, la organización científica que hoy por hoy encabeza la vanguardia de la exploración espacial es la NASA. Para ello voy a retomar algunos trazos de una entrevista que hicimos a Miguel A. San Martín en el 2013 para la Revista Velociraptors. Algunas partes de la nota quedaron afuera del recorte y me parece que pueden servir para encontrar algunas respuestas a nuestra pregunta.

Miguel trabaja en el JPL (jet propulsion lab) que es un laboratorio de la NASA y fue “Chief Engineer” de la misión Curiósity. Si alguien conoce del tema de Marte es Él.

La ciencia y el presupuesto

Antes que nada. Empecemos por el principio. Alguien dijo alguna vez gobernar es manejar el presupuesto. Bueno, gobernar Estados Unidos incluye, como acto de gobierno, explorar al espacio. Por propiedad transitiva, si explorar al espacio es un acto de gobierno entonces también es un tema presupuestario. Viajar al espacio o bien explorarlo cuesta plata. En el caso de EUA no es la plata de los jubilados poque las jubilaciones en general son privadas, pero sí es el dinero de los contribuyentes el que banca todas las expediciones.

Antes que cualquier otra cosa, viajar a Marte es un problema económico. En palabras de Miguel San Martín “una vez que una misión es aprobada, es parte del presupuesto del Congreso. No es que la NASA tiene su propio presupuesto. La misión llega al escritorio de Obama.”

Para ilustrar la realidad presupuestaria de la NASA podemos ver el gráfico siguiente el pico máximo de participación presupuestaria de la NASA fue en el año 66 cuando el programa Apolo estabe en plena marcha y ganarle la carrera por pisar la Luna era una verdadera cuestión de estado. Es decir que una misión de una envergadura similar a la del Apolo, implicaría una erogación de recursos por parte del congreso de EUA a la NASA que hoy no existe. La realidad indica que la NASA recibe el %0,5 del presupuesto. Por lo tanto hoy la NASA, a menos que lo apruebe el congreso, no tiene los recursos necesarios para llevar adelante una misión de este tipo.

NASA-budget-federal

 

Pero paremos la pelota. Para tener la plata primero la NASA tiene que pedirle el dinero al congreso en base a misiones que ya estén planificadas. Eso nos lleva a otra pregunta.¿Cómo decide la NASA que misión llevar adelante?

M. San Martín: “La NASA tiene sus headqarters en Washington. Cada tanto se reúnen científicos de todas las áreas (tenés científicos planetarios, geólogos, astrobiólogos, etc) y les dicen cuáles son los planes científicos para los próximos 10 años. Se llama the Decadal Survey. Entonces se evalúa dónde estamos. Bueno, Marte, situación de Marte. Hemos avanzado hasta este punto. ¿Cuál es el próximo paso? Bueno, el próximo paso, ya descubrimos que hay agua en marte, hay que ir a los orgánicos. Eso es lo que el Curiosity está tratando de hacer. ¿Y cuál va a ser el próximo paso después de eso? El próximo paso va a ser ir a tomar una muestra y traerla a la tierra, por ejemplo. Está unido a diferentes áreas. Tenemos Small Bodies, que es cometas y asteroides. ¿Cuál es el próximo paso en los asteroides y los cometas? Bueno, justamente en el último Decadal Survey dijeron que quieren hacer una misión para tomar una muestra de un cometa y traerla a la Tierra. Ellos no deciden, recomiendan a la NASA que alto entre sus prioridades esté que hagan una misión a un cometa, tomar una muestra y traerla. Eso es muy importante para entender el sistema solar. Entonces la NASA toma todas esas recomendaciones y después hace un programa.”

¿Podemos ir a Marte?

Básicamente la NASA establece sus criterios y misiones según las recomendaciones de los científicos que se reúnen cada una década en Washington. Una vez tomadas las recomendaciones se arman las misiones y los diferentes proyectos en los cuales la agencia se va a quemar la guita de los contribuyentes. Como decíamos antes, entre esas misiones no hay una inminente misión a Marte. San Martín explica el panorama muy bien.

M.S.M: Hay fechas y nosotros no les creemos porque es muy difícil. Ir a Marte es mucho mas difícil que ir a la Luna. No solamente el viaje, sino que llegas a velocidades mucho más altas. Es una cuestión de las leyes de la astrodinámica, llegas a grandes velocidades y cuando aterrizas estas viniendo a 30.000 km/h, y no tenés una atmosfera densa para que te ayude a frenar.

Y cuando aterrizas, después tenés que luchar con la gravedad. La de la Luna es 1/6 de la de la Tierra, en Marte estamos en 1/3. Entonces no necesitas un cohete tan grande como para ir para allá, pero para volver necesitas un cohete bastante grande. Para llevar como 3 astronautas necesitas llevar como 30 toneladas de equipamiento. Y significa que tenés que salir de acá con 100 toneladas. Es decir, es difícil -aunque de vez en cuando escuchas algún loco que dice que lo pueden hacer por mucho menos que la NASA y lo tienen todo resuelto, pero en realidad no. Costaría un dineral, y Estados Unidos no podría hoy en día. Tendría que ser un proyecto mundial.

San-Martin-Miguel

Mientras tanto ya estamos desarrollando las tecnologías, porque hoy en día no sabemos cómo aterrizar ese tonelaje. Todo lo que desarrollamos ahora para aterrizar el Curiosity se nos queda corto. No podemos usar un paracaídas mucho más grande que ese. Estamos buscando unas cosas que se inflan cuando entras. Cuanto más alto para inflarte, mejor, pero es difícil hacer un paracaídas que tenga el tamaño de una cancha de futbol. Son inflables, se inflan con como si fuera un tubo. Y después es el trapo, esa tela del tamaño de una cancha de futbol que tiene que sobrevivir la temperatura del frenado.

También estamos desarrollando la tecnología para mantener a una persona viva durante todo ese viaje. En la Estación Espacial se están haciendo las investigaciones de como prolongar la exposición al ambiente espacial. Estamos desarrollando toda esa tecnología de a poquito y algún día vamos a decir “tenemos todos los elementos, estamos listos para dar el gran paso”, y aun así va a requerir que el pueblo americano quiera gastar esa plata en este tipo de cosas. Serian billones y billones de dólares. Así que no hay hoy en día un plan que diga “vamos a hacer esto, esto y esto, y ahí es cuando vamos a aterrizar astronautas.

Y están construyendo una nave espacial, Orion, y un cohete que se llama SLS, Space Launch System, que va a ser un Saturno 5, pero sin destino.

Crónicas Marcianas

Hay fechas, dice Miguel. ¿Si pero cuales? En la página oficial de la NASA Human path to Mars hay una indicación. La década de ’30. Del 2030. Es un toque de tiempo. Mucho tiempo desde la perspectiva de una vida humana. Pero si todo sale bien dentro de 20 años por ahí estemos viendo junto a nuestros hijos a un Yanqui pisar Marte. Guau. Así Crónicas Marcianas se convertiría en “De la tierra a la luna” de nuestra época. Y nosotros seríamos los primeros humanos en ver a nuestra especie pisar un segundo planeta. Por ahí para semejante acontecimiento será como dice el tango: 20 años no es nada.

En este mismo sentido y confirmando todo lo que nos contó San Martín hace un tiempo, la semana pasada aprovechando el aniversario 45 de la expedición del apolo 11 salió un artículo bajo el nombre The next Giant Leap (el siguiente gran salto) en el cual figuran todas las minisiones de los próximos 10 años. Queda claro según el artículo que el objetivo a largo plazo es Marte. Pero para llegar a pisar la superficie del planeta rojo, antes hay varios pasos. Charles F. Bonder Jr. Administrador de la NASA afirma lo siguiente:

marsextensibility-ready-4sls

Our long-term goal is to send humans to Mars. Over the next two decades, we will develop and demonstrate the technologies and capabilities needed to send humans to explore the red planet and safely return them to Earth”.

De eso se tratarán estos 30 años. Desarrollar la tecnología y las capacidades para llevar y no menos importante traer de vuelta a los astronautas en su misión al planeta rojo. Por eso, para todos a los que este acontecimiento nos haga estrujar el corazón de emoción, podemos despuntar el vicio siguiendo la evolución de las naves ORION y SLS entre otras misiones.

Para los que lean inglés las páginas de la NASA abundan en información. Para los que no, les recomiendo seguir el blog, en el cual estaré subiendo información (traduciendo la página de la NASA cof-cof) sobre estas interesantes misiones.

Pero para dar un breve adelanto de cada cosa podemos mencionar algunos aspectos de ambas misiones.

ORION

orion_bta_on_ship_2

Lleva el nombre de una constelación conocida por todos y del arquero de boca. Orión es un vehículo de exploración espacial. Si alguna vez vieron un cohete es esa última parte que se despega del resto. Proveerá de sustento a los equipos de atronautas durante el viaje y servirá para reingresar a la atmósfera terrestre. Este año se hará el primer vuelo nombrado “Exploration Flight Test-1” para testear los sistema de lanzamiento y re-ingreso a alta velocidad tales como aviónica, control de altitud, paracaídas y escudo contra el calor. Se lanzará desde un Delta IV desde Cabo Cañaveral. La Exploration Mission-1 programada para 2017 será la primera misión en la cual ORION viajará acomplada al SLS. Esta será la primera misión de unas cuantas en la cual el equipo que alguna vez ponga a los humanos en Marte trabajará junto por primera vez.

SLS

El acrónimo responde al nombre Space Launch System. Es un cohete de lanzamiento de carga pesada. La NASA lo designa como el elegido para llevar a las misiones más allá de la órbita baja de la tierra. El SLS será el cohete más potente de la historia. Es el primer vehículo de clase de exploración desde el Saturno V y su obvio sucesor. Su superior capacidad de carga marca un quiebre en la historia aeroespacial. Será el compañero ideal para el vehículo ORION.

infographic3-revised2

 

Poesía son los B-52.

No me refieron a la banda, no. Me refieron al avión. El bombardero estratégico que lleva por nombre oficial Stratofortress pero que “el personal involucrado en el avión se suele referir a él como BUFF, acrónimo en inglés de Big Ugly Fat Fucker” según wikipedia.

Esto no se aprende en la escuela. Esto se aprende tras horas y horas de freír neuronas con los rayos catódicos. ¿Temor a la inseguridad? ¿Temor a la inflación? Si voy a tener temor prefiero temerle a la superioridad aérea de Estados Unidos. A su brazo destructor.

Dice Wikipedia:

“El Boeing B-52 Stratofortress es un bombardero estratégico subsónico de largo alcance, propulsado por motores de reacción, fabricado por la compañía estadounidense Boeing y que está en servicio en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) desde 1955.”

Seguimos leyendo sobre algunas de sus características:

“El B-52 es un bombardero pesado de largo alcance que puede llevar a cabo varios tipos de misiones. Se trata de un avión con ala en flecha de 35°, ocho motores de reacción montados por parejas en cuatro soportes subalares, y tren de aterrizaje principal de cuádruple biciclo con dos ruedas adicionales bajo ala. Una característica notable del tren de aterrizaje es la capacidad de girar el tren principal hasta 20° con respecto a la línea central del avión para aumentar la seguridad durante aterrizajes con viento cruzado. Es capaz de volar a altas velocidades subsónicas a altitudes de hasta 15 km. Puede portar armamento convencional guiado de precisión o nuclear con capacidad de alcance a nivel mundial.

En un conflicto convencional, el B-52 puede llevar a cabo ataques estratégicos, apoyo aéreo cercano, interdicción aérea, ofensivas aéreas y operaciones marítimas. El uso del reabastecimiento en vuelo hace que el B-52 tenga un alcance sólo limitado por el aguante de la tripulación. Sin el repostaje en vuelo, su radio de acción es de unos 14.000 km. Es altamente efectivo cuando se usa para vigilancia marítima, pudiendo asistir a la Armada en operaciones antibuque y colocación de minas. Dos aviones B-52, en dos horas, pueden monitorizar hasta 364.000 kilómetros cuadrados de superficie oceánica.”

El B-52 puede cargar hasta 32 toneladas de armamento. Y también puede soltarlo encima de dónde mejor le parezca.

¿Poesía? Poesía son los B-52.

 

1280px-B-52D_dropping_bombs

 

b_52h_stratofortress_l3

Aspect.ratio.b52.arpB-52_flying_over_clouds

 

B-52D(061127-F-1234S-017)

 

b52_drop_guam_20110324

B52.climbout.arp

Boeing_B-52_dropping_bombs

Boeing B-52D

Boeing NB-52E

Convair YB-60

 

X-38-jettisoned

XB-52, X-4 & B-36

X15_on_B52_wing_pylon

Display of mightBoeing YB-52

I Ae 33 Pulqui II by Kurt Tank

image

Kurt tank fue un diseñador aeronáutico alemán radicado en Argentina en la década del 50. Fue el responsable de el desarrollo de varias aeronaves para Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Desarrolló su trabajo en Alemania hasta la derrota en manos de los aliados. A partir de entonces, trabajó para la fuerza aérea Argentina. Contratado junto a parte de su equipo, por el entonces presidente de la República Argentina, Juan Domingo Perón. Su trabajo es el sustrato de toda la mística técnico-industrial del período peronista. Legándonos en el mismo movimiento, la posibilidad de desarrollar una industria aeronáutica propia.

Durante su estadía en el país desarrollo el proyecto “Pulqui” que quiere decir flecha en Tehuelche. Diseño un total de dos aeronaves : el pulqui I y el mentado I Ae  33 Pulqui II, convirtiéndolo en el primer avión con turbina a chorro de sudamérica

Una verdadera pieza de diseño extremadamente atractiva. Cuando se la tiene en frente se logra captar la organicidad del diseño del avión. Tank voló el primer prototipo del avión, certificando así la calidad de diseño de mismo y el compromiso con su trabajo.

El diseño aparenta una armonía orgánico, al ser el fuselaje del avión una superficie perfectamente curva. Ese contraste con las alas en flecha y la trompa del avión, hueca, le dan una personalidad sumamente singular. Es una conjunción perfecta de curvas y lineas rectas que hacen contrastar su figura. Es un todo armónico, que lo vuelve realmente un aparato único. El programa fué cancelado con la revolución libertadora y Tank se fué a continuar su trabajo en la india.

Realmente impacta la presencia de semejante aparato. Impacta pensar que semejante bicho, con aire de película de ciencia ficción rerto sea efectivamente una Flugmaschine. El legado de Tank si bien estuvo truncado por los avatares históricos de la Argentina, permanece en los desarrollos autónomos de aviónica que tuvo, tiene y tendrá el país.