VIGILAR Y RETUITEAR

RQ-4 Global Hawk
Entre los cuadricópteros voyeuristas, las cámaras de control vial y el mineo de información en redes sociales se está generando un big data de imágenes y videos que pese a sus dimensiones parece no haber llegado para prevenir y resolver sino para mediatizar el delito y registrar el pensamiento para negocio de los empresarios, campaña de los políticos, poder de las corporaciones y paranoia de los usuarios.

Parripollo not dead

Mientras Kurt Cobain se volaba la tapa de los sesos con una escopeta y las canchas de paddle proliferaban a la vera de las derruidas líneas ferroviarias, otro mítico fenómeno comercial cuentapropista asomaba en el horizonte, el parripollo.

Los noventa, de la mano del retiro voluntario, dieron rienda suelta al auge cuentapropista. Fue la era dorada del sueño de abrir un propio comercio y pegarla. Pero esto hizo estragos en la clase media.

Con el correr de la década hubo un auge de comercios ordenados por el torrente de la moda. Canchas de paddle, videoclub, locutorios, remiserías, canchitas de fútbol y parripollos.

LCFDLS: Force of Will

Clásico de clásicos. El Force Of Will es a Magic lo que “El Padrino” al cine. Un clásico. Es un counter por cinco manas, lo cual a primera vista es carísimo. Pero como en la época que salió, la joda era hacer cartas turbo anales, el Force of Will te deja pagar una vida y exiliar una carta azul en tu mano en vez de pagar el coste de maná. Por lo tanto, podés jugarlo sin tener maná. Podés estar todo tapeado y clavarle un counter a la Necropotencia de tu rival y que se la meta en el medio del orto. Sweet. Es una carta rompe culos. Ni más ni menos. Por eso mismo tal vez sea el mejor counter de toda la historia.

La Carta Favorita de la Semana: Replenish.

Oh si. Debe ser una de mis cartas favoritas de todo el juego. Tiene todo lo necesario para ser una carta legendaria de Magic. Porque reúne tres condiciones que a mi entender determinan el calibre de la carta. Primero, el efecto es genial y ajustado al coste de maná. Segundo, se creó un tipo de mazo particular alrededor del efecto del Replenish con muy buenos resultados en su época. Tercero, tiene un arte del carajo.

El efecto

El Replenish devuelve todos los encantamientos del cementerio al juego. Por tan sólo cuatro maná de los cuales tres son incoloros y uno blanco. Un hitazo. Si uno logra mandar varios encantamientos al cementerio, el Replenish te puede deja jugarlos gratis. Si entre ellos tenés una Opalescence, que convierte a todos tus encantamientos en criaturas (con fuerza y resistencia a su coste de maná), entonces puede ser que ganes el partido. De hecho el Replenish dio origen al mazo que lleva su nombre: Replenish.

Roffo Park

¿Qué es la cultura? La idea de cultura tiene que ver con aquello que el ser humano hace que no es parte de su “naturaleza” o su set up genético. Aquello que no vino de fábrica sino que lo aprendimos. Es una definición cuando menos complicada. La cultura es en definitiva el comportamiento que los humanos  adquirimos a medida que desarrollamos nuestra capacidad de relacionarnos con el mundo. Esto abarca desde construir una lanza para cazar un mamut hasta el último track de minimal trance que algún DJ pasado de after subió a Sondcloud. Es un categoría amplia y problemática. Calculo que esta definición como todo lo que aprendí en el CBC es esquemática, incompleta y obsoleta. O sea, no le den bola.
Pero no quiero discutir que es y que no es cultura. No estoy intentado buscar una definición. Lo que sí intento es entender cómo funciona en la porción de mundo que me toca vivir. Esta es una foto que saqué del skatepark de Villa del Parque antes de su inauguración y esta otra foto la saqué ayer, un año después de su inauguración.

Nanatsu No Taizai

Cuando era chico el mundo me parecía muy “gris”, casi como si estuviese mal planteado y fuera todo antinatural. Mis papas discutían por payasadas, iban a trabajar durante varias horas para obtener el “beneficio” del dinero lo cual les permitía acceder a diferentes bienes y servicios. Ese ciclo me parecía aburrido, no había nada que hiciera que todo ese circulo vicioso realmente valiese la pena desde mi perspectiva inocente y lo más triste… no había aventuras.

Quizá por ello me incline siempre a perderme en mundos de fantasia, donde el esfuerzo es recompensado con conocimientos de magia y los viajes largos te llevaban a cuevas con dragones o tesoros. Claramente hablaremos largo y tendido de muchas de las historias con las que me he entretenido de chico, adolescente y semi-adulto-que-no-piensa-crecer (status actual) pero creo que no hubo ninguna cosa que me cautivara más en los últimos tiempos que una serie hermosa que es un gran licuado de tuti-frutti de todo lo que nos gusta:

Las Ninja Tortugas Adolescentes Mutantes

1.-

Las Tortugas Ninja volvieron y no en forma de fichas. Si naciste entre el 85′ y el 90′ por ahí recuerdes hitazos(?) como el show en vivo de las tortugas en el Gran Rex (KEEEEEEE), los mil millones de muñecos articulados, los vasos de 7UP o los álbumes de figuritas. Tal era la presencia de la franquicia en la cultura que incluso el porno se hizo eco de la moda con la inolvidable parodia porno made in Argentina del célebre Víctor Maytland devenida en clásico de culto: “Las Tortugas Pinja”. Título  insuperable.

Si señor, a principios de los 90′ las Tortugas estaban en todos lados, como el neoliberalismo, los videoclubs, menem y el paddle. Pero luego del éxito rotundo, como no podía ser de otra manera, les llegó un largo período de destierro y desaparecieron en las alcantarillas. Como Menem, el paddle y los videoclubs.

ArgenMagic

Chilavert

Arrancó como un chiste. Pero funcionó mejor de lo que esperaba.

La joda es que agarré personajes de Argentina y los convertí en una cartas de Magic. Famosísimo juego de cartas intercambiables que deberías conocer porque en el blog lo agitamos cada cinco segundos y porque es muy cool just in this right moment.

Vía Facebook, el público me hizo llegar su inquietud de que no se conforma sólo con las cartas y que quiere el mazo. Entonces, como el público quiere mazo, le vamos a dar mazo.

El Arquero

¡Eh gordo, andá al arco! Típica frase que nos dijeron de chicos, sobre todo a los que éramos rellenitos, que se volvió ley en cualquier canchita o plaza del barrio ¿Cuantos partidos jugamos con las ganas de demostrar que podíamos hacer una buena jugada, tirar un caño y por qué no hasta clavar una chilena, pero terminábamos sucumbiendo bajo los tres palos?

¿Cuántos partidos pudimos haber ganado si en vez de mandar al gordo, mandábamos al más osado al arco? Capas el gordo nos salvaba, era un nueve de área nato o un central con más marca que un auto de TC. Cosas que nunca vamos a saber.

Read More