Volver a Magic 14 años despues

El sábado pasado, después de varios intentos fallidos, volví a jugar un torneo de Magic. El post de Sebastián sobre Budget Magic me dejó re manija y dije “ya fue todo, es hora de volver”. Es raro el lime que tengo con Magic porque si bien siempre estuvo ahí, como algo fundacional de mis gustos, en realidad pasé más tiempo sin jugarlo que jugándolo. Pero no me quiero ir por las ramas y voy a dejar toda mi historia con Magic para otro post.

El fin de semana que pasó después de años volví a jugar un torneo de Magic con un mazo propio. Seba me pasó un deck list budget que encontró en MTG Goldfish. Lo miré un rato y me encantó. Rojo/Azul, combo, sencillito de entender y con un valor estimado u$s 90 dólares. Todo muy dentro de mis posibilidades.

Cómo jugar Magic y NO quebrar en el intento

No es ningún secreto que quienes escribimos estas líneas y aquellos que las leen tuvieron una vida repleta de nerdeada de buena categoría. Pero ciertos elementos fueron determinantes, y siguen siéndolo, para todos nosotros. Uno de los elementos fundacionales para nosotros es sin lugar a dudas Magic: The Gathering.

Seguro ya viste que cada tanto subimos algunas cartas o algún post copado acerca del juego y no dudas que nos encanta. Pero no podemos negar que es una afición muy cara y con muchas vertientes de juego: Standard, Modern, Vintage, Commander, etc. Desde la caída de la convertibilidad, jugar Magic en Argentina está atado a las vicisitudes cambiarias, dado que los precios de las cartas, son en dólares.

Ready Player One

Una orgía de referencias

Ready player One es una novela y también es una orgía de referencias. A diferencia de otros libros donde las referencias están solapadas Ernest Cline te las tira todas juntas, en la jeta, cual bukkake pop. Atari, Dungeons & Dragons, Godzilla, Mazinger, Ultraman, Rush, War Games y Monty Python. Todos operando al mismo nivel. Todo es parte de lo mismo y se festeja.

El personaje principal, Wade Watts, se pasa la vida jugando un MMORPG de realidad virtual llamado OASIS pero con la particularidad de que se convirtió en el principal sistema de interacción de los seres humanos de todo el mundo, reemplazando a internet. Un videojuego de realidad virtual que se volvió una especie de Second Life en un mundo distópico hecho pija por el cambio climático y la falta de electricidad. La aventura de Wade durante todo el libro será encontrar mediante una serie de acertijos el easter egg que dejó el creador del juego, James Halliday quién es una especie de cruza entre Willy Wonka, Steve Jobs y Warren Robinett. Todas las claves para descifrar el acertijo y encontrar el easter egg de Halliday no son ni más ni menos que un paseo por la vidriera de los íconos de la cultura geek de los ochenta.

Diablo II radiografía de un vicio

Como me volví acólito de Satanás

Siempre que nos ponemos a hablar de un juego que nos ha dejado su marca lo hacemos con pasión futbolera. Pero pocos juegos nos han llevado de ser hinchas a ser jugadores.

Uno de los juegos más grandes a nivel vicio en mi secundaria –y seguro en la tuya- fue sin lugar a dudas la saga de Diablo (I & II); con una historia arriba de lo decente, música arriba de lo decente y una jugabilidad hermosa, hicieron que este juego sea el favorito de muchos durante mucho tiempo (sobre todo con la siempre abierta posibilidad de que haya una secuela). Durante un tiempo jugábamos Diablo I, corriendo de aquí para allá con Deckard Cain y nuestra posibilidad de rolear dentro de la vieja catedral de Tristán con tres posibles personajes: Rogue, Warrior y Sorcerer. Luego, gracias a la revolución que estaba desatándose en esos años gracias al internet, llegó lo que esperábamos todos… La secuela, Diablo II.

Fotos de Villa del Parque parte 2

El blog se llama vdpraxis por villa del parque. Creo que eso ya lo conté como mil veces, pero no importa, lo sigo escribiendo porque tengo mala memoria. La joda es que Villa del Parque como barrio tiene de todo. Como todos los barrios supongo; pero como es el mío, en el que crecí y en el que quiero vivir toda la vida, digo que es el mejor del mundo aunque en realidad, si es o no es, me soba la quena.

Tiene casas lindas, tiene casas hechas mierda, autos lindos y autos hechos pija. Me gusta el contraste BASTANETE. La casa hecha mierda. Que se yo. Los autos abandonados también. Algunos grafitis increíbles como el de “Yude” y el de “Leticia siempre te amaré Slayer”. Villa del parque es maravilloso por dónde se lo mire. Pero lo más limado es el vínculo que uno puede tener con una cierta geografía. Como en este caso.

Aguante Slayer.

Snowden y Civil War

1

El ciberpunk imaginó, en los ochenta, un futuro dónde las fronteras entre estado y corporaciones son difusas o directamente no existen. Dónde las fronteras entre el ser humano y la máquina son difíciles de determinar. Dónde el acceso total a la información mediante una red global a la cual cada individuo está conectado es constitutiva de ese mundo. Dónde la división entre terrorismo y hackers no existe. Un mundo difuso dónde la tecnología y el ser humano forman una unidad simbiótica que redefine los límites de ambas dando paso a un nuevo nivel de la cultura humana.

Pese a ser la visión de un futuro de ficción especulativo, el ciberpunk, resuena como una predicción sobre un futuro posible e inmediato al cual nos acercamos a toda velocidad. Pensemos por un segundo los ribetes del caso Wikileaks. Chelsea Maning, un marine norteamericano transgénero, filtra 91.731 cables secretos del ejército norteamericano sobre la guerra de Irak y Afganistán y los pone a disposición de cualquiera con una conexión a internet. Podría ser el argumento de una secuela de Ghost in the Shell. 

Juguetes Vdpraxis

Me gustan los juguetes y los muñecos. Ahora que tengo guita me gusta patinarla en juguetes que perdí cuando era chico o que directamente nunca tuve. Y también me gusta sacarles fotos. LEGO, Playmóvil de piratas y tortugas ninja pican en punta para esta sesión de fotos. También tengo bastante lego truchos, gashapones de los caballeros y  cazafantasmas. Aguanten los juguetes.

Caminar por Villa del Parque

Villa del Parque es algo así como mi hábitat natural. Es el barrio en el que crecí y en el que vivo. Es el mejor barrio del mundo si me vienen a preguntar. Si no me preguntan, también lo es. Es el barrio que bautiza este blog y bautizó la versión anterior de este blog. Es el barrio que me dio mis amigos, la mejor infancia que pude tener y una tonelada de recuerdos imborrables. También es el barrio que elijo vivir porque no hay ningún lugar en el mundo dónde me sienta tan a gusto y tan cómodo.